20:47 hs. | Domingo 15 de Julio de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Municipales.
"El peronismo tiene más héroes que chorros"
25.06.16. El ex vicegobernador bonaerense visitó Luján el miércoles, para participar de una reunión partidaria. En diálogo con este medio, se refirió a la actualidad del peronismo y su reconstrucción de cara a 2017.
 
 

Autor: Nicolás Grande y Horacio Papaleo

El ex vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, llegó a Luján el miércoles para encabezar una charla-debate en la sede del Partido Justicialista. El actual diputado del Parlasur y referente de MILES (Movimiento Integración Latinoamericana de Expresión Social) se sumó a una actividad que contó también con el acompañamiento de diversas agrupaciones como Plenario Justicialista, JP La Cámpora, Agrupación Militancia Organizada, Movimiento Peronista Luján, Peronismo Militante y la Agrupación Estudiantil José Martí.

En diálogo con EL CIVISMO, Mariotto explicó que “venimos recorriendo distintos lugares del país y de la provincia de Buenos Aires en particular, en la búsqueda de opiniones y reflexiones para la reconstrucción del peronismo”. Destacó que en el caso local la convocatoria reflejó “un amplio abanico que tiene el campo popular y nacional que nosotros identificamos como peronismo”. 

 

- ¿Qué implica la reconstrucción del peronismo?

 

- El peronismo para nosotros es un espacio político pero con una profunda raíz en el orden cultural. Entonces sectores que no se sentían peronistas, en estos últimos años han tenido la vocación incluso de afiliarse, porque el peronismo es una cultura política muy ligada a las expresiones más profundas de la cultura popular y a la raíz de su origen, porque aquel 17 de octubre llegaron a la plaza socialistas, anarquistas, conservadores, radicales, comunistas. El Partido Justicialista como herramienta electoral es un aspecto, pero hay otros sectores que también tienen que aportar lo suyo para hacer integrar este frente. Y es a ese frente al que yo llamo peronismo. Con distintos sectores del movimiento aquí en Luján vamos a discutir sobre ejes de cómo se reconstruye. Para recuperar el gobierno tenemos que trabajar sobre algunos ejes en vez de darnos latigazos de por qué no lo hicimos en los 12 años, por eso marcamos como acciones de gobierno cuando recuperemos el Estado a través del voto popular. Por ejemplo la nacionalización del comercio exterior, la nacionalización de los puertos o la reconversión de la matriz energética. 

 

- A partir de la turbulencia mediática de los últimos días, algunos dirigentes comenzaron a tomar distancia del kirchnerismo. ¿Qué opina?

 

- Siempre entendí que si sos peronista, sos kirchnerista, porque el kirchnerismo vino a pronunciar una serie de derechos que no estaban siquiera puestos en palabras. Es la continuidad histórica con sus distintas temporalidades. ‘Romance de barrio’ no es lo mismo que ‘Barro tal vez’, pero en Manzi y en Spinetta hay una continuidad histórica. La cultura popular tiene una continuidad histórica. Perón y Evita crearon un núcleo de derechos de primera generación, y lo mismo pasó con Néstor y Cristina. Hay una continuidad histórica de lo que es el peronismo. Yo me siento profundamente kirchnerista cuando veo que hubo una dirección hacia la Patria Grande, una dirección hacia la industrialización, hacia la integración y hacia los derechos. Falta profundizar y eso levantamos como banderas en MILES, como uno de los espacios que va a converger en un amplio frente electoral, nacional, popular y revolucionario. 

 

- ¿Quién conduce? ¿Cristina?

 

- Cristina es la referencia. Ella, en Comodoro Py, sugirió la conformación de un frente, al que llamó frente ciudadano. Quizás no sea el nombre que más nos gusta a nosotros, porque a nosotros nos gusta más la categoría de pueblo que la categoría de ciudadanos. Pero es solo a los efectos formales. Lo importante es que ella marcó lo del frente y cada espacio se va organizando en función de ese objetivo. Desde MILES ya lo estamos trabajando con ese espíritu frentista. 

 

- ¿Qué rol futuro le atribuye al Partido Justicialista en ese armado? ¿Qué opina de la lista de unidad a nivel nacional?

 

- Se ha discutido una lista de unidad a nivel nacional a los efectos de evitar una intervención. En el Congreso de Obras Sanitarias, con Mario Ishii, hemos propuesto que se discuta cada provincia y cada distrito. La herramienta debe servir para recuperar aquellos distritos perdidos. Y si no se amplía el llamado a afiliación y no hay elecciones en Jujuy, Santa Fe, Córdoba, Mendoza o en Buenos Aires, por poner ejemplos de provincias donde hemos perdido, la cosa se pone mucho más espesa. Y si en la provincia de Buenos Aires no ampliamos las afiliaciones para llamar a discusión, ¿quién va a hacer la lista en Luján?, ¿los mismos que la hicieron cuando perdimos?, ¿y en Mar del Plata, Bahía Blanca, Tres de Febrero? Es necesario que el PJ como tal llame a una discusión no sólo para legalizar, sino para legitimar a los compañeros. Muchos de los compañeros que tuvieron roles importantes y perdieron en las elecciones, podrán seguir teniéndolos, pero necesitan de esa legitimación. Como esto no se está haciendo ni tengo esperanzas de haber sido escuchado, van a surgir nuevos frentes electorales y seguramente también confluirán con el PJ. 

 

- ¿Eso quiere decir que el PJ no encabezará el proceso?

- La metodología de no abrir afiliaciones y no llamar a discusión en los 24 distritos provinciales y en los 135 distritos de nuestra provincia, lo acota como herramienta al PJ. No lo descalifica, sino que lo acota. 

- En muchos medios se califica de corrupto todo lo que pasó en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. ¿Cómo influye eso en el intento de reconstrucción?

 

- Esto es muy Discépolo, muy Cambalache, muy del año 35. ‘Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso o estafador. Todo es igual’. Hoy parece que todo es igual. ‘…En el mismo lodo, todos manoseados’. Es muy actual el Discépolo del 35. Por supuesto que duele, pero el peronismo tiene más mártires y héroes, que chorros y corruptos. Soy peronista porque hubo tipos como Discépolo, como Julio Troxler, como Sebastián Borro, como el Padre Mugica. Que haya un ladrón o diez ladrones, no me van a modificar la proa del proceso político, de los héroes anónimos que se levantan a laburar a las 6 de la mañana, que defienden a sus compañeros en las fábricas. Por supuesto que lo de López es un gran golpe, pero nuestra historia nos va a recomponer y tiene que haber transparencia. Cuando hay gobiernos que pelean contra los poderes reales, no pueden existir disfunciones personales que atenten contra esa tarea. Y lo de López ha sido una gran disfunción, por eso el gran dolor que tiene toda la militancia.     

 

- ¿Qué balance hace de su rol como vicegobernador?     

 

- Es una provincia compleja. Algunas cosas se pudieron hacer muy bien. Implementé una metodología de plenarios que dotaron de muchas herramientas de gobierno a Daniel (Scioli). Pero también es cierto que como vicegobernador sos presidente del Senado. Me parece que las iniciativas del Ejecutivo tuvieron muy buenas repercusiones en algunas áreas y en otras no. Por ejemplo estoy muy dolido por no haber podido avanzar en algo que sí denuncié y presenté muchos proyectos que es el Sistema Penitenciario. No hubo condiciones objetivas para que se avanzara en otro sistema penitenciario.

 

- ¿Cómo definiría su relación con Scioli?

 

- Siempre en lo personal y en lo institucional tuve una muy buena relación. Más allá de ello, el primer Daniel de la gestión en la que lo acompañé estaba muy focalizado en asesores de imagen. Yo decía que lo ‘naranjizaban’. A mí siempre me gustó otro Daniel. Nos fuimos conociendo más y reflexionamos más sobre ejes de acción política. Así le recomendé que abandonara la ‘Ola naranja’. Y a mí me gustó mucho el Daniel de la campaña, puso todo y estuvo muy cerca de ganar. Tengo una excelente relación, de gran confianza. 

 

- ¿Cuál es su saldo sobre la Ley de Medios?

- La ley la envió el Ejecutivo al Congreso y antes de eso caminó por distintos foros, nutriéndose de aportes de distintos sectores. Se trató en el Congreso de manera muy profunda. Después tuvo la alternativa de una audiencia pública en la Corte y se falló por la constitucionalidad de la ley. Esa ley, cuando llegó el gobierno Mauricio Macri, fue borrada por un DNU, en una grosería institucional muy grande. Entre la constitucionalidad de la audiencia pública que da la Corte y la anulación de Macri, hubo algunos aspectos en nuestro gobierno que no profundizamos, y que los tomo como un debe. Por ejemplo no se llamó a licencia para nuevos concursos de canales de televisión, cuando había un plan de 220 nuevas televisoras en todo el país. Y también algunas adecuaciones que, a mi juicio, no tuvieron el rigor que deberían tener porque decir que Telefé no es de Telefónica es una liviandad que después no te permite adecuar como corresponde al Grupo Clarín. Esos son algunos déficit ocurridos durante nuestro gobierno. 

 

- ¿A qué se los atribuye?

- Creo que eso fue producto de malas interpretaciones. No haber activado los concursos y haber adecuado de forma rápida sin precisión creo que fueron aspectos que debilitaron la ley. Y cuando Macri decide borrar la ley por un DNU, completa la situación. Me siento como después de la batalla de Pavón: haber ganado en el territorio el objetivo y perderlo en un escritorio.

EL CIVISMO
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente