8:42 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Por Guillermo Carmona
¡ALERTA, LIBRE COMERCIO!
03.05.16. La apertura comercial y el consecuente incremento de las importaciones ya causan estragos en la economía nacional. Mientras tanto, la negociación de acuerdos de libre comercio gana centralidad en la agenda de la política exterior del gobierno macrista.
 
 

La resistencia a esas políticas comienza a ponerse en marcha protagonizada por los sectores que padecen sus consecuencias. La Red Argentina de Defensa del Trabajo y la Producción Nacional que impulsamos desde Iniciativa Sur hace su aporte facilitando la articulación entre los actores políticos, laborales, empresariales, académicos, estudiantiles y sociales que comparten esa resistencia.

 

No habrá que esperar a que se celebren, ratifiquen e implementen los TLC (tratados de libre comercio) para que se vean las consecuencias nefastas de las políticas de libre comercio en la Argentina. El desmantelamiento de los esquemas de administración del comercio exterior que buscaban proteger a la industria nacional y al trabajo local está dando lugar a un significativo incremento de las importaciones de alimentos y bienes de consumo que son producidos en la Argentina. Las consecuencias no se hacen esperar. El aumento de las empresas en crisis y los despidos crecientes son en buena parte efecto de la liberalización del comercio exterior.

 

El impacto de tales decisiones económicas sobre los productores y los trabajadores se evidencia de manera creciente en la prensa, incluso en la oficialista, y en los informes de especialistas. A través del repaso de algunas notas periodísticas y de los datos provenientes del estudio de un centro especializado en economía podemos tener una aproximación al proceso que vive el país en materia de importaciones y sus consecuencias.

 

Por otra parte, la Canciller Susan Malcorra ha hecho explícita en las últimas dos semanas el avance de las negociaciones de un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. El tratamiento en la prensa nacional da cuenta de que la cuestión de los TLC ocupará un lugar central en la política exterior de la Argentina e impactará fuertemente sobre la región.

 

Apertura importadora

El periódico oficialista Clarín titula en una importante nota publicada el 26 de abril pasado: “En medio de la crisis del Alto Valle cada vez hay más fruta importada en los súper” y en la bajada del título señala que “Se estima que para el segundo semestre, cuando se acabe el stock de fruta de baja calidad en el valle, las góndolas exhibirán altos volúmenes de manzana chilena”. La nota indica que “Según trascendió, en la actualidad las licencias de importación se autorizan en menos de dos días. Una medida impulsada por el gobierno de Mauricio Macri tendiente a ampliar la oferta y la competencia en el mercado interno para bajar la inflación. Pero la apertura podría darle otro golpe al negocio del Alto Valle patagónico. ‘La importación de fruta es lo que menos beneficia al productor. Nosotros veníamos pidiendo medidas, apoyos, dinero para sostener la producción. No ocurrió nada de lo que se nos prometió’, le explica a Clarín Jorge Figueroa, presidente de la Federación de Productores”. Una situación similar se presenta para el sector citrícola en el litoral por la importación de naranjas españolas y para el sector vitivinícola en Mendoza por el inminente ingreso de vinos de Chile.

 

Página 12 informa en una nota del 24 de abril que “SMATA no armará más autos que aumenten sus piezas importadas”. La nota se titula “En defensa del empleo nacional” y destaca que “En un plenario nacional, el sindicato de mecánicos decidió negarse a montar aquellas autopartes que reemplacen desde el lunes a las de producción nacional. ‘Cada pieza que se desnacionaliza es un retroceso’, aseguró el jefe del gremio, Ricardo Pignanelli”. La gravedad de la situación que vive el sector de autopartes y los trabajadores de las empresas anuncia catástrofes económicas y laborales, y pone en pie de guerra al sindicato: “Los mecánicos del Smata decidieron poner en marcha una de las medidas de fuerza más originales y drásticas de los últimos tiempos: se negarán a montar aquellas piezas importadas que a partir del lunes reemplacen a las de fabricación nacional. Así lo resolvieron ayer más de dos mil delegados reunidos en el plenario nacional del gremio, fruto del cual vio la luz un duro documento donde fundamentan la medida en que “el contenido nacional de los vehículos bajó del 35 por ciento en 2014 al 20 por ciento en 2016” y en que el negocio de las patronales automotrices ‘hoy es la importación y no la producción’. Para Smata, esa es una de las razones por las cuales dos mil trabajadores del sector perdieron su empleo en los últimos meses”.

 

La situación del sector metalmecánico es similar. La apertura comercial pega duro en esa rama industrial en todo el país. “Denuncian despidos en la industria electrónica de Tierra del Fuego”, titula el portal de noticias Política Argentina, destacando que “La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) advirtió que está habiendo muchos despidos en el sector tecnológico de la provincia, que cuenta con un régimen impositivo especial para fomentar dicha actividad, por la “apertura de las importaciones y la devaluación”.

 

Perfil trata el tema del aumento de las importaciones en una nota de Patricia Valli del 29 de abril titulada “Con más alimentos, sube la importación de bienes de consumo”. Informa que “Mientras llegan menos maquinarias para nuevas inversiones, saltó 19% en el trimestre la compra de comidas y bebidas al exterior”. La nota da cuenta de un particular fenómeno que parece marcará al proceso de apertura comercial del macrismo: baja importación de bienes vinculados a la producción, como son las maquinarias, y sube la importación de alimentos y otros bienes de consumo. “Sin señales de reacción de las importaciones vinculadas a la industria y la inversión, las que empiezan a reactivarse son las de bienes terminados, de consumo, con las grandes superficies a la cabeza. Computadoras, textiles y celulares encabezan los bienes que más crecieron, junto con alimentos y bebidas, en algunos casos por consumo reprimido y en otros para generar competencia y precios de referencia, según reconocen en el Gobierno” explica el informe, y detalla que “Las cifras del Intercambio Comercial Argentino que publica el Indec dan cuenta de que en marzo, el ingreso de bienes de consumo importados creció 11% y 6% en el primer trimestre mientras que el resto de los rubros –salvo la importación de autos– muestra caídas. Así, las compras vinculadas a la producción, como las de bienes de capital, bajaron 16% en marzo y 1% en el trimestre y las de insumos cayeron 11% en el último mes (y 12% en el trimestre)”.

 

El Centro de Estudios Económicos Scalabrini Ortíz (CESO), en su Informe de Coyuntura mensual de Abril referido a la Economía Argentina” alerta sobre la grave situación que ya está generando la apertura comercial: “Tiemblan las PyMES por la apertura importadora. Importaciones de consumo crecieron 13 % en cantidades”, titula el apartado en el que analiza el incremento de las importaciones. Señalan que “Las importaciones, en febrero de 2016 totalizaron u$s 4.029 millones. A pesar de la menor actividad y mermas en el consumo del 10% en el primer trimestre, las cantidades importadas aumentaron un 17% en febrero de 2016 respecto al mismo mes de 2015. Esta suba se produjo a un ritmo de la liberación de los controles La mayor suba se registró en las importaciones de Vehículos automotores (+30% feb-16/feb-15) producto de la eliminación de los impuestos a los vehículos de  lujo y de bienes de consumo (+8% feb-16/feb-15). La recaudación de derechos de importación, (+72,8% mar-16/mar-15) muy por encima de la devaluación y evolución de los precios internacionales, señala que la apertura importadora continuó en marzo”.

 

TLC Mercosur-Unión Europea

Macri y Malcorra han asumido el rol de adalides del libre comercio. A tal punto que apuran a la Unión Europea para la concreción de un TLC con el Mercosur. El diario la Nación, en nota de Martín Di Natale del 16 de abril pasado, informa que “Malcorra pidió avanzar en un acuerdo con la UE. Planteó la necesidad de lograr cuanto antes el libre comercio entre el Mercosur y el bloque europeo”. La nota gira en torno al apuro que ha generado en el gobierno argentino las objeciones que países integrantes de la Unión Europea han formulado a un posible acuerdo con el Mercosur. “Según confiaron a LA NACION fuentes diplomáticas argentinas y de la UE, la crudeza con que Malcorra planteó a Mogherini la necesidad de avanzar cuanto antes en un acuerdo tiene una explicación política posible: hace una semana, trece de los 28 países de la Unión Europea pidieron que se excluyan la carne y los lácteos del acuerdo de libre comercio con el Mercosur y volvieron a plantear reparos en esas negociaciones. El Gobierno confía en que, a principios de mayo, la UE y el Mercosur se sienten a discutir ofertas concretas para avanzar de una vez en el acuerdo de libre comercio. Pero los reparos que pusieron 13 países de la UE encendieron un llamado de alerta en la Cancillería”, describe La Nación.

 

El 27 de abril, Página 12 tituló su nota sobre el tema “Malcorra quiere seducir a Europa” informando que “La canciller Susana Malcorra se pronunció ayer a favor de apurar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, sobre todo porque el bloque regional ‘es una promesa sin concreción máxima, con muchas tareas pendientes’. ‘Solo aprovecharemos el potencial de la integración si es completa, consideró la funcionaria, al exponer en la Fundación Iberoamericana Empresarial y la Cámara Española de Comercio´”. La nota continúa señalando que “Malcorra admitió que las diferencias entre el Mercosur y la Unión Europea están centradas ‘en el sector de la agroindustria, que hace muy compleja la asociación. Solo con una aspiración a trabajar realmente de una manera distinta vamos a ser capaces de eliminar las diferencias. Es imposible creer que todavía no tengamos un acuerdo’ entre los dos bloques, lamentó. Sectores industriales nacionales advirtieron sobre las consecuencias de abrir la economía a las importaciones europeas”.

 
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente