8:23 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
Apuntes sobre el Frente Ciudadano
17.04.16. El miércoles 13 será recordado como el día en que CFK volvió y con ella la política. El FPV recuperó la calle y con ella la centralidad política.
 
 

Con un escenario regalado por la ceguera de la corporación judicial y mediática, que en su odio y revanchismo no mide consecuencias, con una pésima  evaluación de la realidad. Más de un dirigente, propio y extraño, se apuró a jubilar a CFK y dar el fin de ciclo del Kirchnerismo,

 

Con un escenario multitudinario y un discurso claro y preciso CFK, con fuertes críticas a la gestión macrista y al accionar del Juez Bonadio, se convirtió en jefa del movimiento nacional y por ende en jefa de la oposición. No solo eso, además convoco a construir  un Frente Ciudadano contra el saqueo neoliberal.

 

El diagnóstico es claro, las políticas macristas  golpean a todos los argentinos, inflación, recesión, desindustrialización, despidos, endeudamiento externo, etc, etc. Dejará a amplios sectores sociales fuera de las “bondades el modelo”. El “país de la alegría” será para unos pocos elegidos.  Para el resto, el desamparo.

 

Porque entonces no convocamos a los excluidos, a los agredidos por este modelo neoliberal. A los obreros, a los desocupados, a los empresarios pymes, a los jubilados, a los estudiantes, a los técnicos y científicos y a la mitad de la población.  Sí, porque la historia nos muestra que el modelo liberal es para unos pocos. Es un modelo que contiene en el mejor de los casos a un 40/50 % de la población. ¿Qué hace el resto de la población argentina, sin trabajo, fuera del mercado laboral y de consumo?.

 

Esta es la grieta profunda que divide a este país, desde 1810. Un modelo que excluye y empobrece, basado en la renta sojera financiera, con algunos servicios y otro industrialista, con pleno empleo y salarios altos, fuerte mercado interno, con inclusión y crecimiento social.

 

La propuesta de CFK, de constituir un Frente Cívico o Ciudadano es clara y apunta al corazón de cómo construir un polo de poder que pueda enfrentar al modelo Neoliberal. El modelo no es Macri, este es solo un mascaron de proa circunstancial. El modelo son lo que están detrás: las corporaciones agropecuarias, las mediáticas, la banca extranjera, las  grandes industrias. Un polo de poder muy poderoso y fuerte.

 

Con un dejo de autocrítica a los últimos tiempos de gestión, nos plantea que hay que convocar a todos. Aun con los que no la votaron, los que confundidos votaron y avalaron esta restauración conservadora.  Hay que hablar con el otro, no para bajar línea sino para dialogar, escuchar lo que el otro tiene para decirnos y juntos encontrar un caminos común. Es difícil, sobre todo para algunos sectores  del FPV que siguen viendo la realidad en términos amigo enemigo, que causo mucho daño porque expulso a muchos militantes y dirigentes que cuestionaban o planteaban ideas distintas. CFK hizo callar a los que insultaban a Bossio como un traidor o mando a convocar a los dirigentes gremiales que le hicieron paros y hoy son también agredidos por el modelo.

 

En esta etapa que nos marca CFK  es vital el papel de la militancia y la dirigencia del FPV, y en especial la de origen peronista, quiérase o no columna vertebral del Frente.

 

La indicación es clara hay que volver a la gentes, al barrio, a los sociedades de fomento, al sindicato, a l centro de estudiante, al club de barrio y a todas las “organizaciones libres del pueblo”, como las definía Peron, desde allí construir codo a codo con el otro un proyecto colectivo que pueda sintetizarse en un Frente Ciudadano contra el ajuste liberal y sus políticas de saqueo.

 

En esta estrategia de construcción de poder ciudadano es fundamental la discusión y el debate de ideas. Hay que construir una nueva síntesis, entre peronismo y kirchenrismo, rediscutir viejos paradigmas del pensamiento nacionalista popular como “Patria o colonia”, “civilización o barbarie”, “Patria grande”, etc., aún vigentes. El pasado convive con el presente y condiciona el futuro, por eso es necesario un constante repensar. Pero no para hacer un consignismo  setentista, sino para reelaborar conceptos anclados en el pasado y lanzarlos a una construcción  del futuro.

 

Decíamos más arriba que es central el rol de la dirigencia peronista y sobre todo de la militancia. Algunos dirigentes pejotistas se apuraron a jubilar a retirar de la política a CFK.  El pueblo mostro que no era así y que hoy la conductora es ella.

 

El PJ, hoy por hoy es la columna vertebral de Frente. Los dirigentes del PJ están todos invitados a sumarse y participar. El único límite es la posición frente a las políticas de hambre y saqueo macristas.  Se está de un lado o del otro.

 

 

 

Como decía el Gral Peron, el andar del carro va a ir acomodando los melones. En las próximas semanas la dirigencia del PJ se ira alineando a esa conducción. Es probable que un pequeño sector quede afuera, porque sus compromisos con el macrismo le impidan volver atrás.

 

También en ese sentido fue clara, no hay que esperar demasiado de ellos. Si los dirigentes no asumen su rol, es deber de la militancia tomar las banderas y continuar la lucha. Fue clara cuando dijo “no esperen dirigentes salvadores ni mesías”

 

Podrá este Frente Cívico constituirse con la vieja dirigencia del pasado o requerirá de nuevos liderazgos. ¿Pueden madurar  vinos nuevos en odres viejos?  Una enseñanza de estos años es que la juventud no garantiza nuevos y buenos liderazgo. Los nuevos liderazgos no son una cuestión etaria ni se imponen desde la superestructura, se construyen en la militancia diaria, codo a codo con el pueblo.

 

Este Frente Cívico, ambicioso en cuanto a la amplitud de convocatoria, requerirá ir sumando además de sectores sociales nuevas propuestas de construcción social. Todavía, es muy pronto, falta un balance de aciertos y errores de estos años de gobierno kirchnerista. Es necesario hacerlo para poder construir una agenda para el futuro.

 

Con más preguntas que respuestas en este primer análisis de la situación post 13 A, me parece también que hay que pensar y debatir esa agenda futura. Ir definiendo que Argentina queremos y como la construimos.

 

Uno de los ítems que me parece que hay que ir pensando en esa agenda es la ampliación de los derechos de ciudadanía y de los derechos sociales. Mucho se hizo en estos años, pero también, cuesta creerlo, fue fácil para el liberalismo voltearlos uno a uno sin piedad. Creo que una Argentina moderna requiere una nueva estructura legal que garantice la democracia, pero que avance en la construcción de una democracia social, con más derechos sociales y políticos para todos. Esa nueva construcción jurídica y policía requiere consensos que es necesario ir construyendo.

 

Parece quedar claro que la restauración liberal vino por todo y por todos. No la vamos a detener con slogan y consignas republicanas. No son demócratas, no son republicanos, no son inteligentes. Son una burguesía fallida, rapiñera, autoritaria y bastante “bruta” en lo político y en la gestión. Su único programa es el saqueo y la sumisión a los intereses financieros internacionales. Van por todo y rápido. La respuesta del campo popular debe ser la resistencia activa, rápida pero inteligente. La tarea de construcción del Frente ya comenzó, es para ayer, No podemos esperar. El daño que hagan nos costara sangre sudor, lágrimas y además, décadas para repararlo.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente

   
   
 
Tota - 2016-04-18 23:53:16
Muy claro
Tota - 2016-04-18 23:53:43
Muy claro
Marian - 2016-04-28 09:18:35
Más claro echale agua !!!!