20:43 hs. | Lunes 19 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Internacionales. Golpe blando en Brasil
Brasil: allanan la casa de Lula y lo llevan a declarar por caso Petrolão
04.03.16. La Policía Federal brasileña allanó el domicilio particular del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, la casa de uno de sus hijos y otras residencias cuya propiedad se le atribuye a su familia, informaron hoy fuentes oficiales. La Justicia emitió una orden de traslado "coercitivo" de Lula da Silva a la sede de la Policía Federal de San Pablo donde será indagado sobre su relación con una casa de campo y un departamento frente al mar, ambos en el estado de San Pablo.
 
 

La operación se enmarca en las investigaciones de corrupción en la estatal Petrobras y fue ordenada por el juez federal Sergio Moro, que está a cargo de las averiguaciones sobre una red que se apropió ilegalmente de unos 2.000 millones de dólares de las arcas de la petrolera. 

Según confirmó la Policía Federal, los agentes iniciaron las indagaciones a las 6, cuando se presentaron en la residencia de Lula en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en la periferia de Sao Paulo. 

También fueron allanados la sede del Instituto Lula, que dirige el expresidente; una finca de la localidad paulista de Atibaia y un apartamento en el balneario de Guarujá, entre otros lugares. 

En esos dos últimos casos, las autoridades sospechan que esas propiedades pertenecen en realidad a Lula, aunque figuran a nombre de otras personas allegadas al exmandatario. 

Fuentes policiales confirmaron a Efe que también ha sido allanada la residencia en Sao Paulo de uno de los hijos de Lula, que está bajo sospecha de haber incurrido en algunas prácticas corruptas junto con su padre. 

Las autoridades judiciales, que investigan a Lula por sospechas de "ocultación de patrimonio" y "lavado de dinero", han manifestado que hoy mismo ofrecerán detalles sobre la operación en torno al expresidente y su familia en una rueda de prensa. 

 

Brasil quedó sepultado el jueves en un lodazal de acusaciones de corrupción por el fraude a Petrobras: la supuesta declaración de un senador que acusa a la presidenta Dilma Rousseff de estar involucrada en el escándalo se filtró a la prensa y la Corte Suprema envió a juicio al jefe de Diputados por un caso de sobornos.

 

Las noticias cayeron como una bomba en Brasilia, en un día negro que comenzó con la noticia de que la economía se derrumbó un 3,8% en 2015 y el país se encamina a su peor recesión en un siglo.

 

La revista IstoÉ publicó este jueves supuestas afirmaciones del senador oficialista Delcidio Amaral en las que acusó a la mandataria de intentar obstruir la investigación de Petrobras con el nombramiento de un juez de apelación afín a su gobierno y al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva de estar al tanto de la trama de corrupción.

 

El artículo encendió la ira del gobierno y la propia Rousseff advirtió indignada que las filtraciones a la prensa no pueden ser usadas como un arma política. La mandataria no mencionó a Amaral, implicado en el "Petrolao", y que según la publicación habría acordado colaborar con la justicia para reducir una eventual condena.

 

"Las filtraciones apócrifas, selectivas e ilegales deben ser repudiadas y tener su origen rigurosamente investigado, ya que hieren la ley, la justicia y la verdad", dijo Rousseff en un comunicado.

 

"Repudiamos, en nombre del Estado democrático de Derecho, el uso abusivo de filtraciones como arma política", porque "no contribuyen para la estabilidad del país", añadió. 

 

El abogado general del Estado y exministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, también asumió la defensa de la jefa de Estado y dijo que las acusaciones eran "un conjunto de mentiras".

 

En medio de un clima de crisis, el jefe de gabinete Jacques Wagner dijo que la presidenta había recibido la noticia "con indignación" y que estaba "preocupada".

 

Consultada por la AFP, la fiscalía de la República informó que no existe un acuerdo de colaboración con Amaral, exlíder del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en el Senado y una de las espadas de Rousseff en el Congreso, hasta que fue arrestado acusado de obstaculizar el caso Petrobras.

 

Las llamadas delaciones premiadas solo se vuelven públicas si las homologa la Corte Suprema.

 

Amaral pasó casi 90 días encarcelado por ofrecer dinero y una ruta de fuga a uno de los exdirectivos de Petrobras que están detenidos y desde mediados de febrero enfrenta su proceso en libertad.

 

El senador emitió este jueves un comunicado en el que no confirma las afirmaciones que le atribuyó IstoÉ y que fueron particularmente duras con Lula, el mayor capital político del atribulado PT que gobierna Brasil desde 2003.

 

"Ni el senador Delcidio ni su defensa confirman el contenido del artículo (...). No conocemos el origen, tampoco reconocemos la autenticidad de los documentos que van adjuntados al texto", dijo el comunicado.

 

El Instituto Lula, de su lado, calificó de "completamente falsas" las supuestas acusaciones publicadas por la revista, aunque tampoco se refirió personalmente a Amaral. 

 

"El expresidente Lula jamás participó, directa o indirectamente, de cualquier ilegalidad, antes, durante o después de su gobierno, sea en relación a los hechos investigados por la Operación Lava Jato o cualquier otros citados por la revista", aseguró la fundación creada por el exmandatario en una nota.

El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, un astuto político que está en guerra abierta con Rousseff, se convirtió este jueves en el primer legislador protegido por fueros que deberá sentarse en el banquillo de los acusados para responder por la confabulación que desvió de Petrobras más de 2.000 millones de dólares. La Corte Suprema decidió por unanimidad juzgarlo en una causa por sobornos. 

 

Tercero en la línea de sucesión presidencial y conocedor de cada recoveco del Congreso, Cunha fue acusado de los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero en un proceso que investiga si recibió ilegalmente al menos cinco millones de dólares para facilitar negocios en Petrobras, según la acusación de la fiscalía.

 

Figura prominente en la crisis política que afecta a Brasil, Cunha dio luz verde en diciembre a un pedido de impeachment contra Rousseff por adulteración de las cuentas públicas. Ya anticipó que no renunciará a su cargo.

 

El jefe de Diputados también está involucrado en causas que investigan si ocultó cuentas en el extranjero y mintió a sus colegas en la cámara. Vinculado a la iglesia evangélica, festejó haber ganado la jefatura de Diputados en un templo, que según la procuraduría también habría servido para canalizar fondos ilegales maquillados como donaciones.

 

La "Operación Lava Jato" (lavadero de autos) es considerada la mayor investigación anticorrupción de la historia de Brasil y ya ha enviado a prisión o amenaza con hacerlo a parlamentarios, gobernadores, exfuncionarios y algunos de los principales empresarios del país.

 

Al cierre de un día agitado, la bolsa de Sao Paulo subió un fuerte 5,12% y el real se apreció ante el dólar, en una nueva reacción positiva a un escándalo con potencial para torcer el rumbo político del país.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente