18:01 hs. | Sábado 17 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Politica . Congreso del PJ
Áspero debate y pocas coincidencias.
25.02.16. El Congreso que se celebró en Obras Sanitarias logró aprobar el cronograma electoral y establecer la junta electoral, de la que no forma parte La Cámpora ni ningún otro sector del cristinismo. El debate se acaloró al discutir la derogación de la ley cerrojo. Los gobernadores intentaron modificar la Carta Orgánica pero no lo lograron: el 8 de mayo las autoridades se elegirán por el voto directo de los afiliados. ¿Se evitará la intervención judicial?
 
 

El cónclave, en la previa, auguraba ánimos más caldeados de los que efectivamente hubo. Sin embargo, la realización del Congreso no estuvo exenta de tramos tensos, como los que se dieron al momento de debatir la postura ante la derogación de la ley cerrojo que produjo cruces entre el kirchnerismo y Pichetto. Los más tempraneros fueron los del Bloque Justicialista: pasadas las 9 y media ya se encontraban en Obras tanto Diego Bossio, como Oscar Romero. Minutos después arribaron los salteños Pablo Kosiner y Evita Isa. Todos ellos demostraron un perfil muy bajo durante la reunión. Incluso Bossio se retiró cuando aún no había finalizado el Congreso, bajo la mirada atenta de todo el kirchnerismo, que en ningún momento se refirió a los díscolos.

Un pequeño dato de color: las presencias y las ausencias. Estuvieron presentes los congresales puntanos y los pampeanos. Los ausentes: los cordobeses y los emisarios del chubutense Mario Das Neves.

Los dirigentes que ingresaban realizaban declaraciones anticipaban la postura que defenderían. El primero que habló fue el presidente del partido, el jujeño Eduardo Fellner, para quien “más que la unidad vamos a lograr una lista de consenso”. Para Martín Insaurralde los peronistas iban a “hacer una autocrítica, encontrarnos en nuestras diferencias, buscar nuestras coincidencias que es lo que queremos del peronismo: buscar la renovación y las autoridades”.

El presidente del PJ bonaerense, el ex intendente matancero Fernando Espinoza, apeló a la liturgia al recordar que “un día como hoy fue electo por primera vez como presidente de la Nación el General Perón. No le crean a los que dicen que el peronismo está partido o que va a desaparecer. El peronismo es lo que nos pasa ahora con estas medidas económicas que está tomando el gobierno del presidente Macri, que en 70 días generó con urgencia, todas medidas que benefician a los más ricos de la Argentina. Exactamente al revés de lo que veníamos haciendo estos últimos doce años con Néstor y con Cristina. Nosotros siempre vamos a estar al lado de los trabajadores, para eso nacimos”.

 

Gabriel Mariotto, por su parte, remarcó que “en todos los distritos del país, incluso la provincia de Buenos Aires, sobre todo en aquellos distritos que hemos perdido, las autoridades responsables de la derrota no pueden ser las que intenten la reconstrucción”.

 

Mesurado, Juan Manuel Abal Medina aseguró que “el principal favor que le podemos hacer al oficialismo es dividirnos. La mayor inteligencia nuestra es aceptar con humildad todas las miradas y poder sintetizar una conclusión política que reúna todas las miradas”.

 

Cristina Álvarez Rodríguez, tras apelar también a la liturgia rememorando el triunfo de 1946, deseó “estar a la altura del tiempo y las circunstancias, tenemos un adversario que se llama Mauricio Macri. Si hay diferencias que se puedan dirimir hacia adentro y que podamos salir fortalecidos”.

 

Jorge Milton Capitanich cumplió al honrar la memoria de Juan Perón, a la vez que planteó la necesidad de “generar las condiciones para construir unidad y consenso pero principalmente para recuperar nuestra identidad desde la oposición política. Es posible la unidad porque nosotros tenemos que actuar con desprendimiento de expectativas personales para genera una cohesión hacia una convicción política pero no a cualquier precio”.

 

Julián Domínguez fue en el mismo sentido de espíritu unitario: “estamos convencidos de que el todo es superior a las partes, defendiendo los valores y el reclamo del pueblo argentino, por eso el dirigentes tendrá que priorizar la defensa del salario, el consumo y el trabajo”.

 

Luego de un breve altercado entre seguidores de Mario Ishii con Matrtín Insaurralde, minutos después de las 10, los dirigentes fueron ingresando para lograr el quórum de 622 concejales apenas pasadas las 11. Además del bajísimo perfil de Bossio y los díscolos, Daniel Scioli tuvo poco protagonismo. Ingresó al predio exactamente a las 10:45 sin brindar declaraciones. Su compañero de fórmula, Carlos Zannini, tuvo menos protagonismo aún: se ubicó al fondo de la cancha de básquet. ¿Anticipo de los tiempos que vendrán?

 

Yendo al Congreso en sí, el órden del día contó de tres puntos: el tratamiento de la comisión de poderes, la elección de la junta electoral partidaria, y la modificación de la carta orgánica. Con el segundo punto podría decirse que el cristinismo puro sufrió su primera derrota: la nómina aprobada no contiene ningún integrante de La Cámpora o de algún otro espacio afín.

 

Los miembros de la junta serán Hugo Curto (su presidente), el ex gobernador mendocino Celso Jaque, el matancero Fernando Barrera (hombre de Espinoza), Silvina Frana (de Santa Fe), Hugo Insausti (de Jujuy), Armando Cabrera (de Formosa), la sciolista Cristina Alvarez Rodríguez, Jorge Franco (de Misiones), Bernardo Herrera (de Santiago del Estero), Marina Riofrío (senadora nacional por San Juan), Máximo Rodríguez (Tres de Febrero) y Mauricio Mazzón (del Bloque Justicialista).

 

En rigor, se trata de una junta electoral dominada por los sectores más bien tradicionales del justicialismo, representantes de los gobernadores e intendentes que reclaman haber sido “desplazados” de las listas en tiempos recientes.

 

El siguiente punto del orden del día fue el causante del primer cruce: los gobernadores pretendían la modificación de la Carta Orgánica, más precisamente los artículos 21 y 24. Este último establece que la elección de los miembros del Consejo Nacional se da por el voto directo de los afiliados. Gildo Insfrán propuso reemplazar esta modalidad, siendo entonces los congresales nacionales quienes escojan a los miembros del Consejo.

 

pj2

 

Automáticamente salieron al cruce Mario Ishii y Agustín Rossi. El santafesino lanzó una moción en contra de esta reforma. “La reforma más importantes que ha hecho el justicialismo desde la vuelta de la democracia es que sus autoridades sean elegidas por el voto directo de los afilados. Esto es un enorme retroceso. Yo era un militante de la Juventud Peronista cuando con recorríamos todas las provincias argentinas para pedir voto directo de los afiliados. No quiero volver a viejas etapas, cuando un congreso resolvía por sobre la voluntad del pueblo peronista que es el afiliado” lanzó, logrando la adhesión de varios dirigentes, como Miguel Pichetto que lo secundó tomando la palabra.

 

Habiendo logrado la no aprobación de la modificación de la Carta Orgánica, Insfrán se disponía a cerrar el Congreso y cantar la marcha. En este momento se desató otro nuevo cruce, con una moción que ya se había anticipado: Patricio Mussi solicitó que el Congreso partidario instruya a los legisladores nacionales no votar la derogación de la ley cerrojo de Macri, para no darle así el aval de negociar con los holdouts y luego tomar deuda. Dicha moción fue reforzada cuando el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, tomó la palabra.

 

Tras un breve interregno, en el que Mariotto pidió la extensión del plazo afiliatorio para celebrar internas en los distritos en los que hubo derrotas en octubre y fue rebatido por Insfrán, Miguel Pichetto cruzó a Mussi y a Ferraresi. Tras asegurar que “vamos a tener total libertad para decidir lo que consideremos correcto en el Congreso”, el rionegrino dejó en claro que estos momentos son de “debate horizontal” en donde no existe la bajada de línea.

 

Luego de esto, Lorenzo Pepe puso paños fríos.Tras recordar instrucciones dadas por Perón acerca de la unidad y el frentismo, definió al peronismo como “una enorme tribu donde hay muchas etnias pero todos formamos parte”.

 

Al momento de retirarse Bossio, tomó la palabra Oscar Parrilli y luego Héctor Recalde, quienes reforzaron el pedido de Mussi y Ferraresi. En este punto hay que hacer un alto: si bien encontró apoyos no desdeñables esta moción, dista de la “aclamación” a la que se refirió Wado de Pedro en su Twitter.

 

 

Los últimos oradores fueron el “Chino” Navarro y Juan Pablo De Jesús, intendente del Partido de La Costa. Navarro, tras cargar contra los dirigentes que asisten a los sets televisivos (¿en alusión a Bossio y Urtubey?), fueron los únicos en hacer alusión a la necesidad de regresar a la militancia territorial, recuperando el debate horizontal con la base del peronismo en momentos en que las medidas económicas del gobierno impactan en los barrios.

 

De esta manera, el justicialismo formó la junta electoral y fijó cronograma electoral para la elección, por el voto directo de todos los afiliados, de las futuras autoridades partidarias.

 

El 23 de marzo vence el plazo para la exhibición del padrón de electores, que será aprobado y publicado el de abril.

 

El 8 de abril vence el plazo para la presentación de listas y candidatos. En caso de haber internas, el 12 se oficializarán las listas y se sorteará el número de cada lista.

ABC EN LINEA
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente