8:28 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Iván Gajardo Millas
Un experto resaltó las ventajas de la actual relación comercial entre China y Argentina
05.12.15. ES "RADICALMENTE DIFERENTE A LA ESTABLECIDA HACE UNO O DOS SIGLOS ATRÁS CON OTROS PODERES CUASI IMPERIALES COMO GRAN BRETAÑA" Y, POR LO TANTO, NO TIENE LOS RIESGOS QUE PARA EL PAÍS IMPLICÓ ESE VÍNCULO EN TÉRMINOS DE "INTERCAMBIO DESIGUAL", SOSTUVO EL ECONOMISTA EXPERTO EN CHINA, GUSTAVO GIRADO, QUE DEFIENDE LA INTEGRACIÓN CON EL CADA VEZ MÁS RELEVANTE GIGANTE ASIÁTICO.
 
 

Entrevistado por Télam en Beijing, en el marco de una ronda de reuniones sobre el tema patrocinadas por la Asociación del Pueblo Chino por la Paz y el Desarme (APChPD), Girado -referente y hombre de consulta en la materia del gobierno argentino- trazó las complejidades de intentar establecer una analogía entre las actuales relaciones con China y las mantenidas otrora con Gran Bretaña, en los siglos XIX y XX.

La reciente firma de varios acuerdos de cooperación bilateral con China -durante la visita a ese país de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en febrero pasado- hizo insoslayable retomar el debate sobre la asimetría del intercambio entre ambos bloques durante la última década, caracterizado por una desigualdad que llevó a algunos a denunciar un "nuevo Pacto Roca-Runciman".

"No son el mismo tipo de entidad económica -sostuvo categórico Girado-, China difiere mucho de lo que fue Gran Bretaña hace dos siglos".

"El poder de Gran Bretaña de esos años como centro del capitalismo y como faro de las relaciones de producción capitalistas no es el lugar que está ocupando la República Popular China ahora, que más bien ocupa uno como Economía en vías de desarrollo, como segunda economía del planeta y como el país con más pobres en el mundo", agregó.

"Es cierto que (China) ha crecido mucho", argumentó Girado tras una pausa y un sorbo de té verde bajo el smog persistente de la capital china.

"Es cierto que lo está haciendo muy rápido, que tiene una dinámica propia y que se convierte paulatinamente en un "hegemon" (un poder de gran relevancia), pero aunque tiene pretensiones, aún está muy lejos de ser un poder financiero hegemónico global como lo fue Inglaterra o lo es Estados Unidos.

Una rápida mirada a la composición del intercambio chino-argentino, no obstante, recuerda lo deficitaria que es la relación para Argentina y la escasa diversificación de estas ventas, un preocupante fenómeno que la mitología popular acuñó de inmediato bajo el neologismo "sojización".

El 95% de las ventas argentinas al país asiático se dividen en porotos de soja (71%), petróleo (11,5%), aceite de soja (4%), cueros y pieles (1,9%), carnes (1,2%), residuos alimenticios (0,8%), tabaco (0,9%) y lana (0,6%).

En tanto, las importaciones argentinas provenientes de China están compuestas por teléfonos (8,5%), computadoras (10%), químicos (3,5%), motocicletas (3,3%), juguetes (1,3%), manufacturas de plástico (0,7%) e instrumental médico (0,3%).

Girado -que además tiene una maestría en Relaciones Internacionales y es docente-investigador en la Universidad de la Matanza- insistió en que pese a ello, esto se da en el marco de una relación con Beijing cualitativa y cuantitativamente diferente de la mantenida con Londres cuando el país "era una extensión geográfica del territorio británico en el sentido de que éramos un espacio sólo para producir comida".

"En el caso de China -argumentó-, y pese a que su política con los países en desarrollo está ligada a que éstos sean proveedores de materias primas e insumos energéticos, China no establece este hecho como una condición sine qua non para tener un vínculo con ellos".

El experto consultor hila su argumentación explicando que la dinámica del volumen comercial es creciente y cada vez más sofisticada.

"Es cierto que tanto ahora como antes a China le compramos manufacturas, pero hace 15 años les comprábamos casi exclusivamente bienes de consumo y ahora le compramos masivamente bienes de capital, es decir capital reproductivo", dijo.

Argentina vende mucho producto primario, cuyo precio ha subido, lo que favorece la balanza comercial, y "ese excedente nos permite financiar nuestra capitalización. Argentina sofistica su aparato productivo gracias a vender productos primarios más caros", señaló.

Beijing está dispuesta a llevar adelante una gran cantidad de relaciones institucionales que conllevan progreso en favor de Argentina", concluyó el economista quien ejemplificó con los acuerdos bilaterales y financiamiento de la la base china de seguimiento satelital (en construcción en Neuquén) los Puertos de Aguas profundas, etc.

Las creciente relevancia de China en el contexto internacional obliga a replantearse permanentemente el tema del virtual vínculo "neocolonial", caracterizado por una Argentina vendiendo materias primas frente a una potencia industrial, con los temores que esto gatilla de consolidar una matriz de intercambio desfavorable, admitió el experto.

Por último, proyectó que la estrategia argentina respecto a esta integración bilateral (virtuosa, en su opinión) debería centrarse en "tener muy claro y discutir en la región" (en el marco de la Celac, de la Unasur o del Mercosur).

"Ya sabemos que es lo que China pretende de las economías en vías de desarrollo y de esta integración. Sería bueno evaluar y proyectar con los socios cuáles son las pretensiones sub-regionales y alcanzar posiciones comunes que obviamente van a fortalecer -a nuestro favor- cualquier negociación" .

Esta posición de fuerza en las futuras negociaciones nos permitirá sacar el mayor provecho posible en el intercambio "para que China no divida para reinar" y para construir políticas soberanas a nivel subcontinental que afiancen políticamente a nuestro país, concluyó.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente