13:58 hs. | Lunes 23 de Julio de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Internacionales. Iglesia Catolica
El Papa salió a enfrentar una rebelión interna en el Sínodo de Obispos
14.10.15. De "un acto de disturbio" calificó el vocero del Vaticano a la carta de 13 cardenales que el lunes difundió en un semanario un vaticanista crítico del Pontífice argentino. El texto cuestiona aspectos de la convocatoria y el tratamiento de los distintos temas en el sínodo. Pero algunos de los prelados salieron a despegarse de la "operación".
 
 

Intrigas de palacio,"un acto de disturbio" por el cual "no hay que dejarse condicionar". Con estas palabras, el jefe de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, intentó ponerle un punto final a la polémica que se desató este lunes, luego de la publicación de una carta dirigida al Papa Francisco al inicio del Sínodo de Obispos sobre la familia, por un grupo de 13 cardenales conservadores que expresaban sus "perplejidades" sobre el método de la asamblea apadrinado por Jorge Mario Bergoglio.

Refiriéndose por segunda vez al asunto, el jesuita italiano aseguró que por lo menos cuatro padres sinodales,incluidos en la lista de los firmantes de "la extraña carta de la que se habló ayer (por el lunes)", desmintieron haberlo hecho. Lombardi subrayó que el arzobispo de Milán, Angelo Scola, el cardenal Mauro Piacenza, el arzobispo de París, André Vingt-Trois, y el arzobispo de Esztergom-Budapest, Péter Erdö, negaron haber participado de la misiva y advirtió a los periodistas tener "cuidado de lo que toman como bueno".Además, el sacerdote aseguró que el arzobispo emérito de Sydney (Australia), George Pell,-el líder del ala conservadora que le habría entregado la carta al Papa el 5 de octubre, el día en el que comenzó el sínodo-  declaró que el documento "era reservado y debía permanecer reservado, y que lo que salió publicado no correspondía, ni al texto, ni a las firmas" del escrito original.

Lombardi disparó contra quien "a días de distancia, publicó la carta", como un "acto de disturbo" –un golpe abierto a Francisco, según algunos analistas-,alterando la voluntad de los firmantes, "por lo menos de los más autorizado", cuya intención no era generar polémica. El prelado admitió, sin embargo, que los cuestionamientos existen y que "habían sido reportados en el aula" y aclaró que, justamente por esto, el martes de la semana pasada, tanto el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del sínodo, como Francisco, habían intervenido para responder a esas "dudas" y aclarar el funcionamiento de la nueva metodología sinodal.

"Que haya observaciones sobre la metodología, que es nueva, no sorprende. Pero una vez establecida existe el compromiso de todos para aplicarla en el mejor de los modos", subrayó Lombardi, intentando desmontar las voces que dan cuenta de un bloque duro de conservadores que se opone a los cambios impulsados por el Pontífice argentino y un grupo de cardenales "progresistas".

El documento en cuestión fue publicado este lunes en el blog del periodista del semanario italiano L’Espresso, Sandro Magister, un vaticanista muy crítico de Bergoglio, y evidenció un clima de intrigas parangonable al del Concilio Vaticano II.

En el escrito divulgado por el teólogo, un grupo de cardenales criticaba los nuevos métodos de la asamblea; en particular la importancia que cobraron las discusiones de los 270 padres sinodales en grupos linguísticos, la composición de diez personas que firmarán el informe final con las conclusiones y el Instrumentum Laboris, que, según los prelados, es inadecuado como "texto guía y fundamento del documento final" que será publicado luego de las tres semanas de debate.

El núcleo conservador habría expresado, además, preocupación por la posibilidad de que haya cambios en el "problema teológico-doctrinal de la comunión para los divorciados vueltos a casar". En la carta, sintética y clarísima -escribe Magister- los cardenales expresaban su preocupación, y la de otros padres sinodales, acerca de los riesgos de que los procedimientos del sínodo fuesen "configurados para facilitar resultados predeterminados sobre importantes cuestiones controvertidas".

La relación entre Magister y el Vaticano no es de las mejores. En junio de 2015, el escritor había comentado un borrador de la segunda encíclica escrita por el Papa, Laudato si, que aún estaba bajo embargo, antes de la publicación oficial del 18 de junio pasado. Desde entonces, Lombardi comunicó la "suspensión por tiempo indeterminado" de la acreditación del periodista a la sala de prensa de la Santa Sede. «

 

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente