3:53 hs. | Domingo 18 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Economía . Randy Stagnaro
Investigan $ 9000 millones en cuentas sospechadas por evasión y lavado de dinero
14.10.15. Es el dinero que circuló entre 2008 y 2012 por 2144 cuentas corrientes consideradas "fantasma" por la AFIP, y que estuvieron abiertas en el banco HSBC.
 
 

Una investigación por contrabando, iniciada en 2006 a la empresa Compumar, tuvo un vuelco por estos días, luego de que la justicia de segunda instancia ordenara que se investiguen 2144 cuentas corrientes fantasma abiertas en la casa central del banco HSBC y de las que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) y la Unidad de Información Financiera (UIF) sospechan que forman parte de un entramado cuyo objetivo es lavar dinero y evadir impuestos. Por esas cuentas pasaron hasta 9000 millones de pesos entre los años 2008 y 2012 sospechados de haber sido generados vía ilícitos.

El paso del tiempo es una de las características de los casos judiciales en los que están en juego las investigaciones por evasión, estafa y lavado de activos. Las chicanas jurídicas abundan y tienen por objeto dilatar todo lo posible cualquier movimiento de los expedientes.

Por caso, pasó un año desde que la AFIP apeló una decisión de primera instancia que resolvió no investigar esas 2144 cuentas corrientes. Y seis años desde que la punta del ovillo puesta de relieve por la investigación a Compumar mostrara que el uso de facturas apócrifas y cuentas fantasma era algo común en el sistema bancario. En el medio, la causa se quedó sin juez durante seis meses.

El origen

El pasado 24 de septiembre la Sala B de la Cámara Nacional en lo Penal Económico, integrada por los jueces Marcos Grabivker y Roberto Hornos, resolvió aceptar la presunción de la AFIP, en el sentido de que las 2144 cuentas corrientes sospechadas "permiten sustentar la hipótesis delictiva", es decir, podrían haber sido empleadas para evadir y lavar dinero. Su resolución implica que la titular del Juzgado Nacional en lo Penal Tributario N° 3, María Verónica Straccia, debe proseguir con la investigación sobre las 2144 cuentas, tal como lo había pedido la AFIP.

Tanto la jueza Straccia como el fiscal a cargo de la investigación, Jorge Dahl Rocha, habían desestimado la investigación de esas cuentas.

Las 2144 cuentas corrientes estaban acreditadas en el HSBC. Todas tenían un común denominador: estaban asociadas a una Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT) genérica. Las CUIT genéricas eran empleadas por los bancos para salvar baches de información de sus clientes hasta que obtuvieran los datos correctos, una especie de "mientras tanto" a fin de que los clientes pudieran realizar operaciones bancarias. En la AFIP aseguran que esas CUIT genéricas estaban asociadas a sistemas informáticos anteriores a los actuales y que ahora ya no se pueden emplear más.

Cuando una cuenta tiene la CUIT genérica, la AFIP no puede rastrear sus movimientos. Además, esa cuenta, por absurdo que parezca, no tributaba el Impuesto al Cheque ya que se consideraba "excepcional". Así, con un expediente tan sencillo como ese, cualquier empresa podía mover dinero no declarado.

La AFIP sospechó que en esas cuentas del HSBC con CUIT genéricas se podían estar escondiendo operaciones fraudulentas.

La sospecha provino de una investigación anterior, la que arrancó con Compumar en 2006. Un día de febrero de ese año, varios locales de la Galería Jardín, sobre la calle Florida, en la city porteña, aparecieron con la faja de clausura de la AFIP. La crónica de la época indicaba que las firmas sancionadas no habían podido demostrar que las computadoras y demás chiches tecnológicos que vendían hubieran pasado por la Aduana. "No tenían la estampilla" de importación, aseguraban las fuentes de AFIP.

Una de las casas de electrónicos investigada era Compumar. Al profundizar la pesquisa, los inspectores de la AFIP llegaron a la conclusión que detrás del posible contrabando se encontraban facilitadores de facturas apócrifas, truchas.

El juez de la causa Compumar, José López Biscayart, a cargo del Juzgado Nacional en lo Penal Tributario Nº 1, resolvió dividir el proceso dado su nivel de complejidad. Entre abril de 2009, cuando la AFIP es aceptada como querellante en la causa Compumar, y enero de 2013, cuando López Biscayart allanó la sede central del banco HSBC, la investigación, lenta, puso en evidencia la existencia de una nueva empresa: Red de Multiservicios, una firma que según la AFIP compraba facturas truchas para erosionar su base impositiva y tributar menos por Ganancias, Impuesto al Cheque e IVA. Lo de Red de Multiservicios es llamativo: se trata de una firma cuya razón social es la venta al por menor no realizada en establecimientos físicos y que incluye la venta ambulante y a domicilio. No obstante, según la AFIP, en seis meses de 2009 emitió cheques por $ 392 millones.

Red de Multiservicios pagó con esos cheques la compra de facturas truchas por un monto que aún no ha trascendido.

Fernández y Espinosa

Al tirar de la punta del ovillo, los inspectores de la AFIP encontraron que los emisores de esas facturas truchas, identificados en la AFIP como "Fernández" y "Espinosa" recibieron los cheques de Red de Multiservicios y los endosaron a favor de otras dos empresas, Más Distribuidora y Recaudaciones y Servicios, sin ninguna razón comercial que lo justificara.

Estas empresas eran las que tenían cuentas corrientes en el HSBC con Cuit genéricas. Pero, para complejizar el asunto, también mantenían cuentas con sus Cuit reales, de forma tal que en las primeras hacían los movimientos no declarados y en las segundas acreditaban las operaciones registradas.

Según la Afip, los $ 392 millones girados en cheques debían tributar Ganancias, Impuesto al Cheque e IVA por 244 millones de pesos. Esto sólo en operaciones por seis meses de 2009.

Los allanamientos a la casa central del HSBC ordenados por López Biscayart en enero de 2013 derivaron en la inclusión de ese banco en la causa. Según AFIP, quedó demostrado que esa entidad jugaba un rol fundamental en las maniobras destinadas a evadir. En febrero pidió que se imputaran a los directivos del banco.

Pero López Biscayart se excusó de investigar al HSBC. Inmediatamente después, la jueza Straccia resolvió lo mismo. Recién en agosto de 2013, la Cámara le ordenó a Straccia que tomara el caso.

Entre tanto, la AFIP encontró que en el HSBC había otras 2144 cuentas corrientes con CUIT genéricas y pidió que también fueran incorporadas a la causa. El fiscal Dahl consideró, en abril de 2014, que no había vínculos entre la investigación por las cuentas con CUIT genéricas de las empresas Más Distribuidora y Recaudaciones y Servicios y las nuevas cuentas. La jueza Straccia consideró lo mismo.

Las apelaciones de la AFIP son las que ahora la Sala B de la Cámara Nacional en lo Penal Económico resolvió que son correctas.

Por su parte, en agosto de 2014, la Procelac pidió imputar a seis directivos del HSBC, dos de Más Distribuidora y otros dos de Recaudaciones y Servicios por el delito de lavado de activos a partir de las mismas maniobras que informó la AFIP. «

 

 

Argentina, segundo en la lucha antievasión

La Argentina es el segundo país a nivel mundial que más duro combate la evasión fiscal, de las 51 naciones que firmaron el año pasado el compromiso de intercambio de información financiera, impulsada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

 Este ranking lo encabeza España, seguido de Argentina y por encima de Alemania, Brasil, Rusia, Gran Bretaña, Australia, Canadá, Indonesia y Nueva Zelanda. "La Argentina está tomando un rumbo diferente y apunta a los bancos que considera que no juegan limpio. Por ejemplo, el HSBC fue acusado en Argentina de haber ayudado a más de 4000 argentinos a evadir unos U$S 3000 millones a través de cuentas no declaradas, depositadas en el HSBC de Suiza", destacó el informe.  Asimismo, subrayó que "cinco países en particular han incrementado sus esfuerzos en un intento de recuperar los miles de millones de dólares perdidos en ingresos cada año", y se trata de Argentina, España, Alemania, Brasil y Rusia.

Sobre España, indicó que este país "está tomando la delantera en las investigaciones sobre los asuntos fiscales de los futbolistas Lionel Messi, Xabi Alonso y Javier Mascherano".

Remarcó que "incluso la monarquía no se escapa a la mirada del recaudador de impuestos", y precisó que "la infanta Cristina ha sido despojada de su título de Duquesa de Palma de Mallorca a raíz de las denuncias relacionadas con la evasión". en paraísos fiscales puedan evadir impuestos".

 

 

 

Falciani pasó de acusador a acusado

Hervé Falciani, el ex empleado del banco privado suizo HSBC que filtró información sobre los clientes y su situación fiscal, no asistió al juicio que tenía programado en Suiza el lunes último.

De esta manera, la declaración de Falciani, con residencia en Francia, será reprogramada. El HSBC acusa a Falciani de la apropiación no autorizada de datos, espionaje financiero y de violar las normas bancarias y de secreto empresarial suizos. Falciani fue un elemento clave para descubrir y hacer público la existencia de archivos que pusieron al desnudo como el HSBC con sede en Ginebra no impidió que 106.000 mil clientes abrieran cuentas bancarias en esta entidad ahora investigadas por el delito de evasión al fisco de numerosos países, entre ellos la Argentina. El juicio se reanudará el 2 de noviembre.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente