9:21 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Crisis económica La clase media es la principal víctima
Opinión. Juan Recce
"No son los garrotes ni las zanahorias, son los conejos"
26.07.15. Obama no será ignorado por la historia. Tal vez ha sido el presidente estadounidense más progresista posible desde el fin de la Guerra Fría.
 
 

Obama no será ignorado por la historia. Tal vez ha sido el presidente estadounidense más progresista posible desde el fin de la Guerra Fría. Pero hasta el hombre más poderoso del mundo debe negociar. Nunca debemos olvidar que Estados Unidos es un país de intereses permanentes construido sobre la roca maciza de un conglomerado tricentenario de núcleos estructurales de poder que restringen el margen de maniobra de quien ocupe el sillón de George Washington. Para bien o para mal, guste o no, esto hace de los Estados Unidos un país fuerte, estable y más activo que pasivo en los inevitables vínculos de interdependencia del mundo de la globalización.

 

Un profesor estadounidense una vez me dijo: "Estados Unidos es un país que ha sido pensado para no ser jamás el segundo de nadie y trabajamos activamente para ello." Mientras mostraba unos slides, continuó: "Nuestros medios son dos". Inmediatamente exhibió una placa de fondo blanco con un sencillo dibujo negro de gente con maletín, con la frase al pie "Disuasión: hacer de nuestros intereses los intereses del otro". Pasó a la segunda placa, de fondo negro, coronada con el dibujo de un intimidante portaaviones blanco, con la frase "Deterrence: 2000 toneladas de diplomacia pública."

 

Obama tiene maletín. Tal vez extrañaremos a Obama. En la torre bizantina de la academia mucho se discute sobre si los Republicanos son más o menos guerreros que los Demócratas. Poco importa desde el punto de vista práctico. Los Demócratas buscan lo mismo que los Republicanos, porque lo que importan no son los garrotes ni las zanahorias, lo importante son los conejos. Si no entendemos esto estamos perdiendo el tiempo.

 

¿Han sido Cuba e Irán temas decisivos en la agenda de política exterior de los Estados Unidos de la era Obama? Son grandes logros para la paz, pero ni Cuba ni Irán tienen por sí mismos la capacidad de desviar la "inercia" estratégica de la primera potencia planetaria. Cuba e Irán son pasos tácticos de gran visibilidad diplomática e histórica, que cierran ciclos y despejan la "agenda" pero no cambian la trayectoria. Cuba hará cambios, podrá modificar su identidad estratégica pero no podrá alterar su necesidad histórica de afianzar vínculos con un socio estabilizador. Lo mismo ocurre con Irán, 5000 años de pragmatismo y diplomacia pública. "No cambiaremos", dijo Abbas Aragchi, y agregó: "De la misma manera, tampoco esperamos nunca que Estados Unidos cambie su política frente a Irán tras el acuerdo."

 

¿Dónde está el punto de gravedad que explica la política exterior de Obama? Su agenda estratégica sigue estando con Rusia, que tracciona la estabilidad energética de Europa, y con China, que pone en riesgo su estabilidad monetaria y bursátil.

 

Obama pasará a la historia antes que por Irán y Cuba por ser el primer presidente de la "Era BRICs", inicio de la más heterogénea multipolaridad global jamás antes vista, y de la mayor "Depresión de los Asuntos Hemisféricos" desde el fin de la Guerra Fría. En este sentido, tal vez el mayor desafío superado en materia de política exterior se dirimió dentro de los Estados Unidos, no fuera: la agenda energética logró superar los 300 años de autoabastecimiento proyectado de gas y petróleo. Esto reduce enormemente la interdependencia vital de los Estados Unidos augurándole al próximo presidente una agenda externa vigorosa.  

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente