8:45 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
El Gobierno envió al Senado los tres proyectos de la reforma laboral
Opinión. Lo que viene
Una mirada sobre la etapa que viene
12.07.15. Nicolás Tereschuk (el Escriba) no está entre los colegas blogueros que postea más a menudo, pero cuando lo hace, son cosas inteligentes. Aquí, en Artepolítica, escribió ayer sobre el posible otro presidente (del FPV), y abre el paraguas aclarando que predecir el futuro no es lo suyo.
 
 

Pasa que yo creo que, en unos pocos párrafos, casi al pasar, Nicolás da una imagen que me parece que ilumina con claridad la etapa que viene,cualquiera sea el próximo presidente. Y cualquiera sea la realidad económica que enfrente. ¿Suena exagerado? Se los copio, y después comento.

En un paper bastante conocido, Rudi Dornbusch y Sebastián Edwards señalan que un enfoque “populista” de la economía es aquel que “enfatiza el crecimiento y la redistribución del ingreso y desenfatiza los riesgos de inflación y déficit financiero, restricciones externas y la reacción de los agentes económicos a políticas agresivas de no-mercado”.

No está mal la definición, pero lo diría de otra manera. Los populismos lo que hacen es poner a la gente en otro lugar. Poner a la sociedad, poner a sectores importantes de la sociedad en otro lugar. Ponerlos (junto con la vara) allá. Aquí están las paritarias, aquí están los sindicatos más fuertes, aquí está el 100% de cobertura previsional, aquí está el derecho a recibir la AUH, aquí están los trenes nuevos, aquí está el Hospital El Cruce de Florencio Varela, aquí está el Plan Progresar para jóvenes que no trabajan pero que quieren ir a estudiar, los medicamentos que brinda el PAMI, la universidad nueva en tu municipio, el científico argentino de elite pagado en euros, la beca para estudiar ingeniería. Usted mismo haga su propia lista.

Como ocurre con el puntapié inicial en un partido de rugby, el balón se patea fuerte hacia arriba y hacia adelante. Pero, claro, luego hay que correr y prepararse para -más o menos en el lugar donde la pelota comienza a caer- chocar con los forzudos del equipo contrario.

Ahora la pelota cae, hay que ver cómo estamos para el choque. No es fácil para nadie. De las políticas “insostenibles” financieramente que llevó adelante Juan Domingo Perón, la sociedad no terminó de bajarse -en el marco de una violencia prácticamente desnuda- hasta 30 años después. ¿Y de las que se pusieron en marcha ahora?“.

Como casi siempre, siento que necesito hacer una aclaración: Mi acuerdo con este planteo no me hace olvidar que una parte muy importante de nuestros compatriotas sigue en la pobreza que llaman estructural, la que anula las chances de salir de ella. No vale la pena discutir aquí los números oficiales y los otros: son demasiados para que podamos decir que Argentina está bien. Como son muchos los jóvenes que no tienen trabajo, los argentinos que tienen atención médica y escuelas de cuarta…

Sabiendo eso, también es absurdo – o un ejercicio de quienes el rencor los ciega – negar lo que dice N. T.: las paritarias, los sindicatos más fuertes, la cobertura previsional más extendida que nunca antes, la Asignación Universal por Hijo. Hay más trabajo y más consumo. Los de abajo están mejor. Y eso también beneficia, un poco más, a los que ya estaban un poco más arriba: el parque automotor y el turismo interno subieron mucho. También el turismo al exterior, con el dólar relativamente barato (se paga con tarjeta).

En cuanto a los empresarios… la frase común – aún entre ellos, refiriéndose a los que no están presentes – “se la llevan con pala”. No todos, claro, pero una larga mayoría.

Esto significa – entiendo que es inevitable – que viene una etapa de reclamos. Aún si tuviéramos una realidad económica más o menos favorable, que creo que no es imposible lograr. (No comparto el calvinismo económico que pasa por liberalismo, que cree que la cólera de los mercadosdebe castigar a los que desafiaron sus leyes eternas). Los que están mal van a reclamar, por supuesto. Y los que alcanzaron un modesto bienestar, no sólo pretenderán mantenerlo: esperarán seguir progresando. Es la naturaleza humana.

Y los empresarios, y las clases afortunadas en general… son los más humanos de todos. Exigirán del gobierno palas más grandes, o decidirán que es el mismo populismo de siempre.

No es necesaria una bola de cristal para predecir esto: lo vimos en Brasil, recientemente, antes del ajuste en curso. Después de mejorar un piso bastante por abajo del argentino, la “nueva clase media” exige más, no menos. En realidad, es un fenómeno que vemos, una y otra vez, en las sociedades donde, por la industrialización y las políticas sociales, el nivel de vida ha mejorado. Es un tema que las tiene pensativas a las autoridades chinas, por ejemplo.

Pero su sociedad es muy distinta. Sus recetas no son aplicables acá. En realidad, no hay recetas universales. El próximo gobierno, y las fuerzas políticas argentinas, deberán pensar las propias.

El blog de Abel
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente