7:53 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. escribe MARIO DIEGUEZ
FPV BONAERENSE: UNA INTERNA APASIONANTE, DE LA QUE SALDRA EL PROXIMO GOBERNADOR.
11.07.15. En la semana que termina, la interna del FPV que se dirimirá en las PASO de agosto, ocupó buena parte de la agenda mediática. Las dos fórmulas recorren el territorio. El único escenario consolidado, indica que como partido, el FPV estaría llegando al 50% de los votos en las PASO.
 
 

A contramano de lo beneficioso que parecieran ser las "listas de unidad", la presentación de dos listas competitivas le está dando una ventaja al FPV sobre el resto de los partidos que se presentarán en las PASO de agosto. Aníbal Fernández, Julián Domínguez, Martín Sabbatella y Fernando Espinoza, son los nombres que más se leen y las imágenes que más se observan en los medios de comunicación -redes sociales incluídas-, en los últimos días. Cientos de miles de militantes y dirigentes, se alinean en una u otra tropa. Esa movilización, traducida en guarismos mensurables, está indicando que más del 50% de los votantes bonaerenses, va a participar de las PASO del FPV, votando a uno u otro candidato. No es un dato menor.

Las dos fórmulas tienen fortalezas y debilidades. Para mi gusto, Aníbal-Sabbatella expresan mejor la síntesis política característica del kirchnerismo gobernante: peronismo y sectores de centro-izquierda englobados en lo que se ha dado en llamar progresismo. El Jefe de Gabinete de Ministros, llega al nivel de conocimiento ideal para un candidato: más del 95% de los bonaerenses en condiciones de votar, saben quién es. Esto, que parece un dato positivo, conlleva un riesgo: Aníbal, en los conglomerados urbanos de clase media, muestra una importante imagen negativa. Sin embargo, esto se compensa con su compañero de fórmula: Martín Sabbatella, sin alcanzar un nivel de conocimiento superlativo, ostenta una imagen positiva más que interesante en ese mismo sector demográfico y social. De hecho, su influencia desde el municipio de Morón cuando era intendente, llegaba a buena parte de su sección electoral y se extendía hacia sectores de La Matanza, como Ramos Mejía y el centro de San Justo. De modo tal que esta fórmula, puede leerse como equilibrada, tanto desde su componente ideológico, como desde su potencial electoral.

Del otro lado, Julián-Espinoza -también para mi gusto-, muestran la lógica territorial del "PJ de aparatos": un representante del las secciones electorales del interior bonaerense -Julián Domínguez- y un intendente del conurbano -Fernando Espinosa-, que no es cualquier intendente, sino el de La Matanza, es decir, el distrito de mayor peso electoral de la provincia. Se presentaron rodeados de intendentes, lo que tampoco es un dato menor. Sin embargo, salvo excepciones como Mussi en Berazategui, ningún intendente garantiza su distrito. En ese aspecto, a partir del kirchnerismo la política dió un salto cualtitativo y hoy, la militancia encuadrada, tiene mucha más relevancia que el "puntero" tradicional que "arriaba" votantes hacia las escuelas y que constituía la principal herramienta electoral de los jefes territoriales. De hecho, los intendentes y el aparato partidario del PJ, no han podido llevar a Julián-Espinosa a alcanzar el nivel de conocimiento necesario y suficiente para este tipo de elecciones. Por supuesto, eso se puede revertir y seguramente, los números de Domínguez han mejorado en las últimas semanas.

Este escenario, dota de sumo interés a las PASO del FPV. Y a la hora de contar los votos, si se mantiene la tendencia, tendremos un partido con un porcentaje de sufragios tal, que sea quien fuese el candidato ganador, llegaría a las elecciones de octubre con amplias ventajas.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente