12:59 hs. | Domingo 23 de Septiembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Internacionales. Golpe de estado
Correa alertó sobre un intento de golpe de estado
02.07.15. El presidente de Ecuador denunció que existen "claros indicios" de que sectores vinculados a la oposición de derecha tienen planes para tomar el Palacio de Carondelet en medio de las marchas convocadas para hoy desde el centro y el sur de Quito. Llamó a una contramanifestación pacífica.
 
 

El mandatario, quien señaló incluso a dos coroneles del ejército como activistas en la conspiración, hizo la afirmación desde su cuenta de Twitter poco después de que el ministro del Interior, José Serrano, alertara que labores de inteligencia habían detectado un plan para que ambas marchas confluyeran en el Palacio de Gobierno, se rompiera el cerco policial y se tomara por la fuerza la sede presidencial. También se habían sumado a la denuncia los ministros coordinador de Seguridad, César Navas, y de Gestión de la Política, Viviana Bonilla, según reprodujo la agencia noticiosa Andes.

“Lamentablemente tenemos claros indicios de que los golpistas intentarán tomarse Carondelet. Van a unir la marcha de El Arbolito, convocada por los de luto (ya no en la Shyris), con la marcha del FUT y del extinto MPD. Quieren en base a la violencia derrocar a un gobierno de inmenso apoyo nacional e internacional”, escribió Correa.

Ecuador vive una ola de protestas callejeras en Quito y varias ciudades del país desde hace más de un mes en rechazo a las propuestas del gobierno de crear nuevos gravámenes a las herencias y a la plusvalía. Correa ha insistido en que las iniciativas no afectan a la clase media, pero ante la persistencia de las manifestaciones y la llegada a Ecuador del papa Francisco prevista para el domingo próximo decidió retirarlas temporalmente y convocar a un diálogo nacional, medidas que no han sido suficientes para lograr la tranquilidad en las calles del país.

“Ojalá la gente de buena voluntad no se deje engañar: esto nada tiene que ver con leyes, etc. Es algo que lo venían preparando desde hace tiempo, como el 30S”, dijo el mandatario en una secuencia de tuits y en alusión al intento de golpe de Estado registrado en septiembre de 2010.

Correa también recordó las movilizaciones de la semana pasada que, a su criterio, apuntaban a crear desestabilización similar a las guarimbas organizadas en Venezuela. “Fracasaron la semana anterior, lo intentarán mañana. Nosotros, a repletar la Plaza Grande desde las 16h00, con música y alegría, pacíficos pero firmes. ¡Somos más, muchísimos más! Intentan al menos mantenernos en enfrentamientos permanentes, como lo hicieron en Venezuela. No lo lograrán”.

Correa identificó como activistas de oposición que estarían tras los planes conspirativos a Mario Pazmiño, coronel retirado del Ejército y ex jefe de inteligencia militar, a quien vinculó como cercano a la Central de Inteligencia Norteamericana (CIA), y al coronel César Carrión, quien era director del hospital policial donde el presidente estuvo secuestrado en 2010. También hizo alusión a “millones de dólares de poderosos grupos económicos y a los “periodistas de siempre”.

La denuncia formulada previamente por los ministros Navas, Serrano y Bonilla coincidió en que los impulsores de la protesta intentarían “tomar el Palacio de Carondelet por la fuerza; reunir a la mayoría de personas y distribuirlas por varios frentes por los ingresos a la Plaza Grande (Plaza de la Independencia, junto a la sede del Ejecutivo), rompiendo a la fuerza los cercos policiales”.

También afirmaron se planificó la toma a la fuerza de los aeropuertos de Quito y Guayaquil, así como las salidas fronterizas de Rumichaca (con Colombia) y Huaquillas (colindante con Perú). De acuerdo con el informe, la preparación incluía el envío y publicación de dos cartas en los diarios de circulación nacional, El Universo y La Hora.

Agregaron que se buscaría ubicar urnas en un céntrico parque para que los asistentes a las manifestaciones depositen cartas en contra del gobierno en Quito y Guayaquil. Estas misivas se enviarían a la Nunciatura Apostólica para que se las hiciera llegar al papa Francisco. Serrano dijo que las acciones citadas tendrían una amplia repercusión en los medios de comunicación del país, de acuerdo a la organización de estos planes.

“Que en el peor de los casos, si no logra tomar el poder, crear caos nacional para que el papa decida no venir al país (...) y mantener un paro indefinido”, relató Serrano sobre los objetivos del plan.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente