4:59 hs. | Viernes 16 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Politica . ELECCIONES 2015
“Estoy dispuesto a discutir políticas, no carguitos”, aseguró Massa,
20.05.15. El líder del Frente Renovador desautorizó el planteo de Lavagna y De Narváez y se diferenció del macrismo y los radicales.
 
 

Sergio Massa puso reversa y salió a negar que esté buscando una interna con el PRO y el radicalismo, como habían propuesto sus dirigentes Francisco de Narváez y Roberto Lavagna, entre otros. “No puedo formar parte de un espacio que piensa que los planes la gente se los gasta en chupi y juego”, lanzó, en directa alusión al presidente del Comité Nacional de la UCR, Ernesto Sanz.  a quien tanto Sanz como Mauricio Macri le cerraron la puerta a cualquier acuerdo nacional.

En los últimos días, los dirigentes massistas volvieron con la idea de una gran interna de toda la oposición, que –en la práctica– los incluiría en el acuerdo entre la UCR y el PRO del que quedaron excluidos. Lo propuso Francisco de Narváez para la provincia de Buenos Aires, pero también Lavagna a nivel nacional. “O Macri se baja a la provincia de Buenos Aires o se hace una PASO general”, planteó el ex ministro de Economía. “Yo creo que hay que hacer una gran interna. La única manera de avanzar es recurrir al voto de la gente, sin presiones de los diarios como ha habido. La única manera es por la vía del voto en las PASO”, sostuvo. “Si se va por separado las consecuencias que uno prevé son las de una continuidad del Gobierno”, insistió Lavagna con el mismo argumento que planteó De Narváez: o hay una gran interna o gana el kirchnerismo. De Narváez, incluso, proclamó que habrá una “condena social” sobre Macri si esto ocurre.

La respuesta llegó en un encuentro de la cúpula macrista en la que ratificaron que no habrá lugar para Massa. Lo mismo afirmó Sanz: “No creo que amontonarse todos traiga buenos resultados. Hay que preservar cierta coherencia e identidad”. “Tengo un ejemplo de integración negativa: el acuerdo de Ricardo Alfonsín con De Narváez”, aprovechó Sanz para recordar los errores de uno de los dirigentes que más resistieron la alianza con el PRO. “No todos los frentes terminan sumando electoralmente. Hay muchos que la sociedad los ve como rejunte”, insistió Sanz.

Quizá por eso Massa le apuntó directamente a él, cuando habló de “los que creen que los planes la gente se los gasta en el chupi y en el juego”. “Yo creo en la jubilación pública, no en las AFJP, y eso te pone en lugares distintos”, sostuvo el diputado para diferenciarse del macrismo. “A discutir carguitos no estoy abierto”, afirmó Massa, contradiciendo todo lo que venían diciendo sus adláteres en los últimos días.

“En mi cabeza sólo tengo la idea de ayudar a construir un mejor país para los argentinos. A mí lo primero que me tienen que decir es ‘dale, vení, vamos a discutir cómo le ganamos a la inseguridad’”, aseguró el candidato presidencial del Frente Renovador. “Es más importante ayudar a construir un país mejor que andar discutiendo carguitos. Hay que definir qué país quieren tener a partir del 10 de diciembre. Queremos el país de Kicillof, y que quede todo como está, o el país de Cavallo, y volver a los noventa”, indicó. “Yo quiero el país de Lavagna”, definió.

Curiosamente, Lavagna fue uno de los que propusieron la gran interna opositora. De Narváez incluso llegó a decir que Massa “también está convocando a una gran PASO porque comprende que solo tampoco puede”. “Yo no propuse nada. Eso lo propusieron algunos dirigentes de nuestro espacio así como otros dijeron que no”, lo desmintió Massa a De Narváez. “Nosotros vamos a tener nuestra primaria con De la Sota y ahí vamos a definir nuestro candidato a presidente”, se mostró tranquilo Massa.

“Nosotros estamos construyendo una fuerza a nivel nacional más allá de la opinión de un dirigente y lo que no estamos haciendo es festejos con globitos todo el tiempo”, insistió el candidato presidencial del Frente Renovador, quien puso como ejemplo de su armado nacional el caso de Mendoza: “Tenemos 114 candidatos y el PRO, 9, así que... ¿Cuál es el análisis que hacen para valorar la estructura?”.

Las palabras de Massa no parecieron conmover a los integrantes del acuerdo PRO-CC-UCR. El encargado de recordárselo ayer fue el candidato a vicejefe de Gobierno del PRO, Diego Santilli. “Consolidamos nuestro acuerdo con los radicales y con Reutemann, y listo, vamos por ahí. No nos queremos desperfilar”, destacó el senador PRO. “Nosotros vamos a sostener la posición que ya está planteada, con una excelente candidata que es María Eugenia Vidal”, indicó. En el PRO consideran que el “voto útil opositor” hará el trabajo restante para esmerilar a Massa.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente