9:07 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Esta mañana había casi 140 mil usuarios sin luz. En los aeropuertos hubo demoras y cancelaciones.
Opinión. por Fabián Rodríguez
EL OCASO DE CLARÍN. Del patetismo no se vuelve
12.04.15. En su afán por dañar al Gobierno, el diario Clarín decidió dejar en el camino procedimientos y manuales de periodismo, para terminar de arruinar definitivamente un producto que le había dado buenos resultados al Grupo mediático conducido por Héctor Magnetto. La acumulación de torpezas y el descontrol editorial de los últimos tiempos han colocado al otrora Gran Diario Argentino en el lugar más inadecuado del periodismo regional.
 
 

Es el final. El diario Clarín que todos conocimos, ese que nuestros padres compraban los domingos para que lo leyera toda la familia, no existe más. La acumulación de torpezas y el descontrol editorial de los últimos tiempos han colocado al otrora Gran Diario Argentino en el lugar más inadecuado del periodismo regional, junto a otros instrumentos de difamación, como la revista brasileña Veja, utilizados por los grupos de especulación financiera que operan en los distintos países de América Latina, dedicados a desestabilizar a los gobiernos que reciben la denominación de "populistas".

Hoy nos enteramos, a través de una comunciación del banco norteamericano CNB, que ni la embajadora argentina en la OEA, Nilda Garré, ni el líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, tuvieron alguna vez un depósito bancario en sucursales de esa entidad financiera, y tampoco en el Felton Bank de Delaware, tal como había escrito el periodista Daniel Santoro en la nota de tapa Clarín del pasado 30 de marzo.

Ya nos habíamos enterado que era todo mentira por boca de los propios involucrados, pero como para Clarín esas opiniones no bastaron, tuvo que salir el propio banco a confirmar lo que Garré y Máximo habían anticipado hace diez días.

Temiendo quedarse con las manos vacías una vez agotada la utilización de la otra gran operación mediática de esta década, la denuncia del ex fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el canciller Héctor Timerman, el Grupo Clarín decidió ir con esto.

Doce días después de aquella tapa destinada a perjudicar a quien desde el 13 de septiembre del año pasado han identificado como el continuador del proceso político iniciado en la Argentina en 2003, lo único que consiguió Clarín fue reafirmar la línea descendente del declive que viene teniendo la nave insignia del Grupo en los últimos años, en buena medida, gracias al fanatismo de la dupla conformada por los dos Ricardos, Kirschbaum y Roa, quienes manejan el matutino con mano de hierro desde hace más de 15 años.

No obstante, sería injusto endilgarle sólo a Roa y a Kirschbaum la tarea de demoler el perstigio periodístico del Grupo mediático más grande del país: recordemos los estudios montados a lo largo de toda la Avenida de Mayo para relatar el minuto a minuto de la movilización del 18F, a la espera de una revuelta republicana que nunca llegó.

En un futuro no tan lejano, será un buen ejercicio en las escuelas de periodismo repasar algunas de las cosas que dijeron las principales figuras del canal Todo Noticias (TN), aquella tarde de febrero, en vivo y para todo el país.

Respecto de lo que viene, habrá que seguir con atención los movimientos editoriales del Grupo durante la campaña electoral nacional que tenemos en ciernes, porque los antecedentes indican que lejos de corregir el rumbo puede entrar en una dinámica autodestructiva tan acelerada, que lo deje en una situación de debilidad extrema frente al próximo gobierno, situación inédita en la historia democrática de nuestro país.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente