16:20 hs. | Domingo 18 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Escribe MARIO DIEGUEZ
LA BUROCRACIA SINDICAL, SE SUMA AL GOLPE BLANDO
01.04.15. Roberto Fernández y Omar Maturano, responsables del paro. Moyano, Michelli y Barrionuevo, blanquean su actitud destituyente.
 
Metrobus desierto: la única foto del paro
 

Paro total de transporte público y piquetes en los accesos a la Capital Federal. No mucho más que eso, aunque causó graves perjuicios: quien tuvo voluntad de concurrir a su trabajo, no pudo hacerlo. En el interior, la actividad fue casi normal, fundamentalmente, en aquellas ciudades de menos de 100 mil habitantes. Reitero: casi normal. Tal como lo expresó Cristina Fernández de Kirchner en el acto de La Matanza: paro de transporte. Y eso tuvo dos responsables: Roberto Fernández (UTA) y Omar Maturano (La Fraternidad). Por supuesto, ninguno de los dos puso la cara junto a Moyano, Michelli y Barrionuevo. Pero los dos son los dueños de la única foto que pudieron mostrar: las paradas desiertas del metrobus macrista. Por supuesto, nadie cree que hayan parado por el impuesto a las Ganancias. De los afiliados a la UTA, sólo el 10% es alcanzado por el gravámen. Y aún siendo un burócrata hecho y derecho, Fernández no conduce para una porción tan ínfima de afiliados. Como dato adicional, debemos recordar que su sector, es uno de los más beneficiados por los subsidios estatales. Tampoco es fácil de explicar lo de Maturano: convoca a una huelga, el mismo día en que el gobierno, presenta y defiende en Diputados el proyecto de estatización de los ferrocarriles y la creación de la empresa pública Ferrocarriles Argentinos. Aunque sus afiliados ganan hoy día excelentes sueldos, uno no puede suponer que quiera seguir siendo socio de los concesionarios privados que aún quedan. Puede pensarse entonces, que tanto Fernández, como Maturano, han tenido algún propósito casi inconfesable con la realización de esta medida de fuerza.

Lo de Moyano, Michelli y Barrionuevo, va por otros carriles. Moyano resiste al crecimiento de los gremios industriales y, en el fondo, a la pérdida económica que significará para él la reactivación del transporte ferroviario de cargas. Michelli es quien, desde una desdibujadísima rémora "progre", justifica el aporte del sector izquierdoso que se ocupa de cortar los accesos en beneficio de sus otroras enemigos burócratas sindicales. Aparentemente, el teñido y la planchita, le han producido cierto tipo de confusión ideológica. Luis Barrionuevo, símbolo de lo peor que le pasó al sindicalismo argentino, forro usado por el neoliberalismo para defenestrar a Saúl Ubaldini, ya no sorprende: su capacidad para hacer el ridículo, es inversamente proporcional a su capacidad para llevar sus afiliados a la huelga: los bares y restaurantes, trabajaron todos, desde Ushuaia, a La Quiaca.

Pero lo cierto es que los cinco sindicalistas aquí nombrados, coincidieron en algo que excede largamente la configuración de un paro más o menos: son, junto a los medios hegemónicos y el partido judicial, protagonistas del golpe blando que llevan adelante los poderes fácticos, que pretenden volver a hacer de la Argentina un país dependiente de los centros financieros internacionales. Ni más, ni menos.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente