8:11 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. PARTIDO JUDICIAL
EL SENTIDO DESTITUYENTE DE LA POLITICA JUDICIALIZADA
13.03.15. Las operaciones judiciales en el marco de un intento destituyente. La amplificación mediática en apoyo del golpe blando. La presencia nacional del partido judicial.
 
 

La marcha del 18F, convocada por un grupo de jueces y fiscales y promovida por las usinas mediáticas de los poderes fácticos, visibilizó la existencia de lo que la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner identificó como "el partido judicial". Una mirada -aún superficial- sobre lo que acontece diariamente, nos permite observar el trabajo que realiza el partido judicial en detrimento de los poderes del Estado que representan lo político, es decir la voluntad popular: el Ejecutivo y el Legislativo. 

Cuando la Presidenta toma la decisión impostergable de readecuar los servicios de inteligencia (diciembre de 2014), en una estrategia coincidente con el posicionamiento del país en el plano de la geopolítica (BRICS, China, Rusia, frente a EEUU), quedó al descubierto un entramado espúrio que implicaba a agentes de esos servicios y varios jueces y fiscales, vinculados en una relación promiscua, en la que el sentido de las sentencias dependía de lo abultado que fuera un sobre. Si a principios de los 80 sufrimos el accionar delictivo de lo que se conoció como "mano de obra desocupada", ahora somos testigos de un accionar más o menos parecido, pero que no tiene como fin la repartija de un botín, sino que busca incidir definitivamente en la lucha por la hegemonía, jugando desembozadamente para el equipo de quienes no sólo ya no se aguantan seguir perdiendo privilegios, sino que tampoco perdonan la inclusión social de quienes gracias a la acción de gobierno, se han podido sentar a la mesa en la que se reparte la renta nacional. Nada nuevo para nosotros: los sectores que nunca contaron -ni contarán- con el apoyo de las mayorías, buscan acceder al gobierno mediante métodos alternativos, que nada tienen que ver con la democracia. Golpes militares, golpes de mercado y ahora, la judicialización de la política con sentido destituyente.

Nos ocuparía demasiado espacio un detalle minucioso de las operaciones cotidianas del partido judicial. Basta con sólo nombrar algunas: Ercolini que desestima la indagatoria de quienes se apropiaron de Papel Prensa; la jueza Sarmiento que habilita un recurso que pretende revisar los convenios comerciales con China; Hornos y cía. que sostienen que es legal el "contado con liqui" que facilita la fuga de capitales; Pollicita que apela el fallo de Rafecas con los mismos endebles argumentos que el fallecido Nisman; el juez Pontet de Bahía Blanca que dicta la falta de mérito de Vicente Massot como cómplice de algunos crímenes de la dictadura; Bonadío que avanza contra el fiscal Gonella, Boudou, Moreno y cualquier otro funcionario que se le cruce...

Así estamos y lo grave, es que estos movimientos se replican en la Patria Grande. Bachellet en Chile y Dilma en Brasil, atraviesan un conflicto similar. Y detrás de todo esto, por supuesto, el permanente accionar de la Embajada. Como siempre. 

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente