8:47 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. escribe MARIO DIEGUEZ
CASO NISMAN: LA RESISTENCIA DEL IMPERIO A LA ESTRATEGIA GEOPOLITICA ARGENTINA
09.03.15. El Caso Nisman, como consecuencia del posicionamiento estratégico argentino junto a los BRICS, Rusia y China. Los costos de despegarnos del "occidente cristiano".
 
 

El tema no es nuevo. Cuando la llamada Guerra Fría comenzaba a "tomar temperatura" y el bloque occidental exigía definiciones a los países del mundo, las FFAA argentinas, junto a sectores civiles del nacionalismo liberal y la Iglesia, voltearon al gobierno de Perón, con los métodos y las consecuencias conocidas por todos. Comenzaba así nuestra dependencia política y militar de EEUU y nos atábamos económica y financieramente al FMI. Se aplicó entonces en la región la denominada Alianza Para el Progreso, programa que se complementaba con la Escuela de las Américas desde lo militar y la Fundación Panamericana de Desarrollo que influía en los sistemas productivos y de sometimiento a las necesidades a satisfacer en el Imperio. La aplicación de la Alianza para el Progreso, requirió como condición necesaria, del exilio de Perón y la proscripción política del peronismo. El fracaso de ese programa, quedó palmariamente demostrado con el ascenso del socialismo en Chile por la vía democrática. Para EEUU, surgió entonces la necesidad de aplicar una nueva herramienta de dominación mucho más profunda y es así como preparan el terreno -sangrientos golpes de Estado, con genocidios incluídos- para desplegar las políticas del Concenso de Washington. Consumada la masacre de los pueblos latinoamericanos, se expande el neoliberalismo -con su secuela de exclusión social y hambre-, cae el Muro de Berlín y unilateralmente, el Imperio decreta El Fin de la Historia y el inicio de la Posmodernidad. 

Pero los Pueblos tenían otra idea y es así como a principios de este siglo, comienzan a desplegar sus propias estrategias. Fundamentalmente en América Latina, surgen líderes y propuestas políticas nacionales y populares para dar respuesta política, social, económica y cultural a las necesidades de los pueblos. Venezuela, Brasil, Ecuador, Argentina, Chile, Nicaragua, Bolivia, Uruguay, son ejemplos claros en el planteo de políticas propias y comunes. Esos signos de independencia regional, encuentran respaldo en China y Rusia, que advierten la posibilidad de contrapesar la estrategia hegemónica de EEUU. De ahí, al agrupamiento de estos países en bloques de conveniencia e intereses comunes, hubo un paso.

Sostener el proceso de desarrollo social y productivo de Argentina, iniciado en 2003 con el gobierno de Néstor Kirchner y vigente aún después de 12 años, requería de posiciones firmes ante los ataques especulativos del Imperio. Ceder ante los llamados "fondos buitre" hubiese sido la capitulación del proyecto nacional y popular. El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, demostró ante esa coyuntura que Argentina está decidida al crecimiento y para eso, se requiere independencia de los poderes hegemónicos de dominación imperial. Alinearse con los BRICS, Rusia y China, nos da la fortaleza necesaria para resistir y poder continuar aplicando políticas de inclusión.

Este posicionamiento estrátegico, necesariamente nos llevó a resolver una contradicción esencial: no podemos independizarnos del Imperio, con un servicio de inteligencia atravesado por la CIA y el MOSAD y defendiendo los intereses de ese bloque "occidental y cristiano" que tanto daño nos ha causado y del que es indispensable desprenderse. Así, en diciembre la Presidenta toma la decisión estratégica de operar sobre la ex SIDE y sus agentes más comprometidos con las agencias de inteligencia de EEUU e Israel. Ahí se desata la secuencia de sucesos que aún no sabemos cómo ni cuando terminará, y que alcanzó su punto más trágico con el sacrificio de Nisman y el intento destituyente del 18F, organizado por una inocultable entente de intereses políticos y financieros, cuyo mascarón de proa son los medios concentrados de comunicación y el recientemente creado "partido judicial". 

No vienen meses fáciles. Tomar conciencia de ello nos permitirá prepararnos convenientemente para lo peor, aún cuando mantengamos la esperanza en lo mejor.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente