8:11 hs. | Jueves 15 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. escribe JORGE RACHID
EL GOLPISMO REDIVIVO
25.02.15. "Quieren derrocarnos, somos mal ejemplo aún si perdemos las elecciones..."
 
 

Las jóvenes generaciones nunca lo vivieron, los menores de 45 años sólo asistieron al relato histórico oral de sus mayores o a los libros y textos que desde hace 31 años, desde el retorno de la democracia, vienen intentando darle un sentido de proyección futura, al "nunca más". Sin embargo los factores de poder hegemónicos, desde los medios a los financieros en nuestro país, intentan nuevamente recuperar el territorio perdido de su impunidad absoluta en todos los aspectos, que habían construído por sucesivos golpes de Estado, que les había permitido estructurar desde el Poder Judicial, hasta los organismos de control impositivo e incluso manejando el Banco Central, con una política "independiente del gobierno", es decir ajena de las necesidades financieras estructurales del pueblo argentino.

Así endeudaron al país, con créditos privados que nacionalizaron, con devaluaciones propiciatorias de ganancias de los sectores agroexportadores y enflaquecimiento de la industria nacional. Los mismos que ayer marcharon de la mano del embajador Braden de EEUU para combatir el ascenso de las masas populares al espacio público de poder, desde el peronismo, originando el eje del conflicto Braden o Perón, son los que hoy a paso firme se encolumnan con los Fondos Buitres, es decir las necesidades geopolíticas de EEUU y la Unión Europea, que intentan recuperar el terreno perdido en América Latina. El UNASUR de hoy, que logróen el 2005 desplazar al ALCA, tratado libre de comercio que intentaba el imperio imponer y lo logró con México, llevando a ese país a su más desoladora diáspora social que se tenga memoria, desde los inicios mismos de la revolución mexicana, que terminó con el cercenamiento de su territorio, de Texas hasta california, invadidas y apropiadas por tropas estadounidenses, sobre finales del siglo XIX.

Ese golpe de "no al ALCA", originó propuestas políticas alternativas imperiales, como el Tratado del Pacífico, que intentan debilitar al UNASUR, ofreciendo un comercio abierto con el área Pacífico, intentando seducir con propuestas neoliberales, ya fracasadas en el mundo, a los países de la costa pacífica.

Veamos entonces cómo estaba el panorama geopolítico de nuestra Amèrica hace diez años: Chavez en venezuela atacado como dictador por haber distribuido la renta petrolera en función de necesidades sociales antes que macroeconómicas, con sanciones y con expresiones sobre la "libertad de expresión", por los medios hegemónicos de ese país que al día de hoy siguen funcionando y criticando. Curiosa interpretación de esa libertad que permite denigrar como unuca los líderes regionales, que los destrata y denigra, que empuja golpes de estado institucionales como en Honduras y Paraguay, que termina siendo funcional a la instalación de bases militares estadounidenses del Comando Sur, que ya funcionan en esos países y en Colombia. Un Evo Morales hace diez años, que no podía aterrizar en la mayoría de los aeropuertos de su país, dominados por la llamada "media luna", expresión del golpismo oligárquico ancestral de un pueblo dominado por minorías blancas, frente a mayorías indígenas postergadas, humilladas por siglos, ese Evo que en el 2008 expulsó a la embajada de EEUU y la DEA, luego al USAID, producienso desde entonces un crecimiento exponencial acompañado de inclusión social y recuperación de identidad multiétnica, tanto como para asumir en el Tiawanacu frente a su pueblo, el día anterior a la asunción formal en el palacio de Gobierno.

Hoy Evo es considerado uno de los exponentes más auténticos de la recuperación identitaria de América Latina.

Ese golpismo que usó siempre desde los años 30 del siglo pasado, los mismos argumentos: corrupción, inflación e inseguridad. Lo hicieron Yrigoyen, con perón y miles muertos, encarcelados y perseguidos en nombre de la libertad y la democracia, con una prensa cómplice del arrasamiento de las libertades individuales, de los derechos humanos, laborales, sociales y civiles. Se sucedieron con frondizi pese a ser un presidente de la proscripción del peronismo igual que Illía, expulsado por haber intentado una ley de medicamentos, ley Oñativia que a los ojos de hoy, es un simple cambio cosmético. Lo hicieron con la señora de Perón que más allá de sus limitaciones, faltando menos de siete meses para las elecciones, tenía debilidades provocads y propias sin dudas, pero sólo siete mil millones de deuda externa, los trabajadores participaban del 47% de la renta nacional, se habían nacionalizado las bocas de expendio de combustibles para YPF, entre otros parámetros que los argentinos en todo caso podíamos evaluar, pocos meses después. Sin embargo el golpe, con los militares como títeres de los grupos empresarios hegemónicos, procedieron no sólo al exterminio genocida, sino a la entrega absoluta del patrimonio nacional, la expulsión de dos millones de argentinos, la deuda en una cifra de 46 mil millones, la economía transnacionalizada, las empresas robadas por la tortura, la nacionalización de las deudas privadas y los trabajadores participando en menos del 30% de la renta nacional.

A eso vienen los golpes disfrazados de valores "occidentales y cristianos", de "defensa de la libertad de expresión", de "terminar con el cepo cambiario", "recuperar las instituciones", entre otros cantos de sirenas comprados rápidamente por aquellos que prefieren juzgar por lo que dicen los medios, antes que pensar por sí mismos lo que acontece. Los jóvenes viven por primera vez el golpismo; antes era la Doctrina de la Seguridad nacional, hoy es el "fantasma del populismo" que recorre América Latina y nos aleja del mundo, la demonización de venezuela, los intentos sobre Dilma recién asumida y antes también, el cercenamiento por la ley de medios, que hoy es replicada por nuestros países hermanos, Brasil y Uruguay, casi copiada.

Quieren derrocarnos, somos mal ejemplo aún si perdemos las elecciones, cosa que no pasará, no les sirve porque conservaríamos poder con Cristina viva, empoderada por el pueblo, conduciendo la resistencia a los modelos neoliberales que proponen los candidatos de la Embajada y los medios.

La oposición no es nacional, no piensa en términos de país, recibe órdenes, es financiada en su mayoría por los Fondos Buitres y sus agentes locales, que vinieron al país a comprar periodistas, como se supo por los medios, no así los nombres guardados bajo siete llaves, que operan a diario, con el acompañamiento cotidiano de diputados y senadores celosos de sus contratos vigentes, con estos designios colonizadores y cipayos. No enfrentamos una oposición política, enfrentamos un golpe de estado promovido por un conjunto de intereses coaligados en la necesidad de recuperar impunidad. Son capaces de matar, lo hicieron antes por miles, son capaces comprar, de mentir, de operar por líneas interiores del movimiento nacional, son capaces de cooptar sectores del gremialismo y de la militancia todavía infectada por la ideología neoliberal, del individualismo y el financiamiento de la política que todo lo justifica, personas sin ideología que rotan de sectores, sin mayor compromiso que el carguismo, la figuración, la mediatización de sus figuras como supuesto eje de construcción política, intentando comprar voluntades de sectores necesitados, sin otro compromiso que ser "políticamente correctos", esto es: ir a las recepciones, los cócteles, las manos de plático donde se cruzan corruptos, estafadores, inmorales, evasores, delincuentes de guante blanco en un "cambalache" descripto por el compañero Discépolo, lo cual le costó por su famoso Mordisquito, el aislamiento, la repulsión y el escrache de sus propios colegas, como hoy sucede, por parte de los energúmenos, con artistas y personajes que acompañan a nuestro gobierno.

En este tiempo debemos pensar en cuál es el objetivo de máxima nuestro y qué está manejando el enemigo. Como en un juego de ajedrez, el Imperio tiene pensadas las próximas diez jugadas de deterior, las próximas tapas lesivas, los movimientos judiciales que instrumentará, los procesos de caos que provocará, las movilizaciones que instalará pidiendo desde elecciones anticipadas, hasta "que se vayan todos" intentando rememorar épocas oscuras, provocadas por ellos mismos en el 2001, con el vaciamiento del país y los ajustes salvaje sobre el pueblo argentino, única víctima de estos movimientos golpistas. No alcanza con la defensa racional de los ataques que provocan, no alcanza con las explicaciones, debemos tener un plan de visibilizar a estos sectores aún más, los evasores de las cuentas en Suiza, los empresarios enriquecidos en la dictadura con el robo de empresas colegas, los sectores que lograron hacerse monopólicos por apropiación de sus competidores, los evasores de impuestos, los ladrones bancarios amparados en su momento por el Banco Central.

Esa línea de exposición pública permite, como en "Braden o Perón", informar al pueblo argentino lo que está pasando. La razón es poca razón cuando lo simbólico se impone como relato común, construir los nuevos paradigmas nos interpela a construie afianzando el valor simbólico de la resistencia peronista, los ejes de los valores de la militancia como proyecto de vida, el compromiso y la entrega como patrimonio del movimiento nacional, popular y latinoamericano. Es un dber que debemos asumir.

 

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente