22:38 hs. | Domingo 22 de Septiembre de 2019
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
Final de partida
02.09.19. Hoy asistimos a un episodio más, casi tragicómico, que muestra el final de un tiempo histórico.
 
 

“El sistema no castiga a sus hombres: los premia. No encarcela a sus verdugos: los mantiene.”

(¿Quién mató a Rosendo? Rodolfo Walsh 1969)

 

“Las bancarrotas se socializan, las ganancias se privatizan/ Es más libre el dinero que la gente.

La gente está al servicio de las cosas” / El libro de los abrazos. Eduardo Galeano

 

“Los funcionarios no funcionan./  Los políticos hablan pero no dicen./ Los votantes votan pero no eligen.

Los medios de información desinforman” / El libro de los abrazos. Eduardo Galeano

 Hoy asistimos a un episodio más, casi tragicómico,  que muestra el final de un tiempo histórico.

El ciclo del gobierno macrista está tocando a su fin. Su ciclo iniciado en diciembre de 2015, que prometía el fin del cepo y el fin de todo intervencionismo estatal en la economía, que prometía bajar la inflación, reducir la pobreza, una lluvia de inversiones, termina restaurando el “cepo cambiario” y encima con un “corralito” selectivo y para completar la situación declaran un default sobre deuda en pesos contraída por ellos.

 Si no fueran tan trágicas las consecuencias para nuestro pueblo y para las futuras generaciones, seria hasta cómico.  Hay hasta justicia  divina para un gobierno inepto y corrupto, que con una soberbia ideológica,  pero también de clase, llegó  para cambiar la matriz cultural y política de la Argentina y termina acorralado, en una final de partida, por sus propios errores, por su ignorancia política, histórica y cultural. El mejor equipo de los últimos cincuenta años termino mostrando una inoperancia significativa, muy difícil de encontrar aun en gestiones fracasadas anteriores.

Lo bueno de este momento es que no solo se avecina un fin de gobierno, sino el final de un ciclo, corto, gracias a Dios, del neoliberalismo. Una vez más el neoliberalismo vernáculo muestra su incapacidad para llevar adelante un programa de gobierno, de construcción de un modelo de país sustentable e inclusivo.

Una vez más, y van….,  la experiencia neoliberal conservadora nos ha conducido a un callejón cuya salida en un precipicio. Una vez más nos encontramos con una crisis de deuda, endeudados por décadas, con una industria en crisis, con desocupación, pobreza e indigencia, alta inflación, recesión y default. Un escenario de catástrofe, del que los macristas venían a liberarnos.

Es indudable que el macrismo formó parte de la avanzada neo conservadora de EEUU sobre América Latina y el Caribe, luego de su crisis del 2008/9, bajo el gobierno de Obama, comienza a recuperar su “patio trasero”. Fue como en un dominó,  volteando gobiernos populares: comenzó con los eslabones más débiles con golpes “blandos” en Paraguay  de Lugo y en Honduras, con la caída de Zelaya, siguió con el golpe palaciego a Dilma en Brasil y las posterior persecución judicial y proscripción de Lula, finalmente en Argentina en 2015 en elecciones democráticas.  Solo sobrevive el gobierno de Evo en Bolivia, tal vez el más exitoso de la región y el gobierno venezolano, con fuerte apoyo popular,  pero jaqueado económica y políticamente desde el exterior, en especial por EEUU.  

El macrismo era un proyecto neo liberal,  conservador colonialista que vino a cambiar la matriz política, cultural, ideológica,  productiva, reconstruir una Argentina pre peronista, bajo las premisas del Consenso de Washington.

En este marco hay que leer el triunfo y posterior gobierno de Mauricio Macri, así como el fuerte apoyo del FMI y el gobierno de Trump, cuando la primer crisis en 2018.

Las causas del fracaso son varias, sin duda, en especial las limitaciones políticas e ideológicas del elenco gobernante, sobre todo de su presidente. También llegaron con una matriz de generar negocios para sí y sus amigos. Forman parte de una burguesía parasitaria, que vivió siempre del saqueo del estado, a través de la obra pública primero y las privatizaciones, en los noventa después. Una burguesía que creció generando deuda externa y su posterior fuga a paraísos fiscales. Ya Cavallo nacionalizó  la deuda externa de estos grupos en 1982, antes de la caída del gobierno militar, posteriormente fueron beneficiados por la pesificación asimétrica en el 2001.  Siempre el mecanismo fue el mismo,  generar deuda externa para luego apropiársela y fugarla, dejando la deuda a la nación argentina, en medio de una feroz crisis: 1982/3, 89/90, 2001/2 y 2019. Si siempre hicieron eso, ¿porque iban a cambiar siendo gobierno?

Con esa misma lógica predatoria se apropiaron de las empresas de energía eléctrica, petróleo, gas, energía eólica, etc, dolarizando sus tarifas a costas de los usuarios y consumidores.

El fin de ciclo apresurado muestra una vez más la inviabilidad de los proyectos neoliberales en Argentina y menos llevado adelante por los restos de la vieja oligarquía, la nueva burguesía parasitaria y los Ceos de los grupos concentrados.

Un proyecto político de clase, un modelo de primarización de la economía, desindustrializador, basado en servicios y en la acumulación financiera. Atado y subordinado a las políticas imperiales de EEUU, con altos índices de pobreza y desocupación, con una legislación laboral pre peronista, con veinte millones de argentinos sin acceso al trabajo,  la salud, a la educación, la cultura o el consumo.

A este modelo reaccionario no pudieron imponerlo ni con el fuego, la cárcel y la tortura los gobiernos militares, menos podrán imponerlo bajo gobiernos democráticos.

Por más débil y acotada que sea la democracia el pueblo resiste.

La ciudadanía se expresó en forma categórica contra este modelo en las pasadas Paso, poniendo en evidencia la fragilidad de todo el modelo. Estaba todo atado con alambre, esperando llegar con ayuda de los cinco mil millones del FMI, hasta un hipotético ballotage, que en la mente afiebrada de Marcos Peña y Mauricio Macri creían posible.

El pueblo con su pronunciamiento aceleró  la caída y le puso  el punto final a un proceso caricaturesco pero trágico.

Es un gobierno que hizo mucho daño.

Agravó  la “grieta” que ellos mismos habían construido con mayor odio y perversión, persiguió a dirigentes políticos y sociales de la oposición.

Hay presos políticos en la Argentina, algo inédito desde el fin del proceso militar, la prisión de Milagro Sala es una afrenta a la democracia y vergüenza nacional, las causas armadas por servicios y jueces corruptos para perseguir a ex  funcionarios como Amado Boudou o Julio De Vido, la persecución con causas ridículas a dirigentes sociales como Fernando Esteche o Luis D’Elía y sobre todo la persecución sobre la ex presidenta Cristina Fernández y su familia.

En un contubernio mafioso que contó con la participación activa de los grandes medios de comunicación, periodistas, servicios, jueces y fiscales federales, legisladores y funcionarios construyeron una maquinaria de vigilancia, persecución, hostigamiento y extorsión sobre toda la sociedad. Las investigaciones que lleva adelante el Juez Ramos Padilla son por ahora la punta de un iceberg muy grande.

Los niveles de corrupción en la mayoría de los actos de gobierno son tan notorios y evidentes, que solo una cobertura mediática pudo taparlos durante tanto tiempo. Detrás de cada decisión de gobierno hubo y hay negocios, para sí o para “amigos de la vida”.

Debemos remontarnos al proceso militar para ver actos tan escandalosos de corrupción y apropiación de los bienes y recursos del estado en beneficio de un puñado de empresas.

El tema de la deuda y el pago de comisiones a bancos y fondos amigos, la venta de acciones del fondo de sustentabilidad del Anses, la venta de Parque eólicos, Autopistas del Sol, Correo Argentino, dólar futuro, subsidios y pagos a las empresas amigas, el blanqueo, son solo una parte de un entramado de negocios y delito llevados adelante por el mejor equipo de los ultimo cincuenta años.  Es necesario un “nunca más”. Una “CONADEP” que investigue en profundidad y lleve estos delitos a la justicia. Es la única manera que no vuelva a suceder.

Lamentablemente todavía faltan tiempos “institucionales” para concretar la asunción del próximo gobierno, casi dos meses para las elecciones y tres meses y días para la toma de juramento el 10 de diciembre. Un suspiro en el tiempo histórico, pero un tiempo eterno para la crisis que atravesamos.

Tal vez como dice el proverbio chino “en cada crisis hay una oportunidad” o siguiendo el pensamiento de Gramnci las crisis económicas no necesariamente generan grandes cambios políticos o sociales, no siempre generan un quiebre, pero van creando un terreno fértil, un espacio  más favorable para la difusión de nuevos modos de pensar, de crear nuevos paradigmas,  de plantear y de resolver los viejos problemas con nuevas soluciones. Cuestiones estas que puedan incidir en el desarrollo posterior de la vida política.

Hay que romper con estas lógicas de crisis cíclicas que solo generan pobreza y dolor para beneficio de una minoría parasitaria.

Esta crisis no son producto de  un sino trágico del destino, sino una construcción política humana que la hace posible. Hay que desmontar todo el aparato político, legal, cultural e ideológico, que le da sustento y le permite reaparecer después de un tiempo bajo nuevas formas pero con los mismos objetivos.

Anímenos a soñar, a pensar, a crear, otro país es posible.

 

Antonio Muñiz

2 de septiembre de 2019

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente