14:14 hs. | Domingo 25 de Agosto de 2019
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Carlos Pérez Morales *
Puerto Rico, un espejo para otros países
01.08.19. En ese país, que en los hechos es una colonia de Estados Unidos, una movilización popular obligó recientemente a la renuncia del gobernador (máxima autoridad) Ricardo Roselló. A través de esta nota publicada por la agencia digital de noticias Nodal, el autor describe los sucesos y expresa su opinión.
 
 

 Las protestas políticas son usuales en el mundo entero. Muchas protestas son para conseguir algo, un cambio social, contra el alto costo de la vida y por miles de razones más. En algunos casos estas protestas se tornan violentas rompiendo el orden de “legalidad” imperante en una sociedad.

También las protestas pueden ser pacíficas, incluyendo la desobediencia civil. Las más fuertes suelen ser aquellas que exigen un cambio de régimen. Por lo regular estas últimas suelen ser revolucionarias. Las protestas también pueden ser para remover al primer(a) Ejecutivo(a), llámese este Presidente, Primer Ejecutivo o Secretario General.

En Puerto Rico, durante las pasadas semanas, hubo una serie de protestas exigiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló, quien lideraba uno de los gobiernos más corruptos que ha tenido la isla. Recientemente, los agentes federales de Estados Unidos (Puerto Rico es una colonia de ese país) arrestaron a altos funcionarios del gobierno por cometer actos de corrupción, incluyendo conspiración, malversación de fondos, robo y enriquecimiento ilícito.

Luego se reveló un chat entre el gobernador y sus principales ayudantes donde todos, entre ellos Rosselló, usaban lenguaje ofensivo y soez contra otras personas y grupos minoritarios, incluyendo miembros de la oposición. El lenguaje utilizado era sexista, contra las mujeres, los homosexuales, los extranjeros y los cadáveres de las víctimas del huracán María, que aún permanecían en la morgue del Instituto de Ciencias Forenses.

En ese chat privado también se discutían asuntos de política pública, brindando así a uno de los representantes de la empresa privada información confidencial que utilizaba para su propio beneficio en negocios con el gobierno. Este empresario era un cabildero (Nota de Va Con Firma: ese término, usado en muchos países de habla castellana incluido España, significa lo que en Argentina se nombra como lobbysta, usando un término derivado del inglés) que gracias a esa información había obtenido cuantiosos contratos multimillonarios con las agencias gubernamentales.

La indignación del pueblo de Puerto Rico no se hizo esperar. El primer día de las protestas frente al Palacio de Santa Catalina (residencia oficial del gobernador), grupos de personas comenzaron a exigir la renuncia de Rosselló. Previamente, el gobernador tuvo que interrumpir sus vacaciones en Europa y regresar a la isla para atender la situación. Las protestas continuaron en el aeropuerto el mismo día que llegó. Como si fuera una bola de nieve que baja por una pendiente, la asistencia a las protestas pacíficas se multiplicaba. Día a día, el número de autoconvocados continuaban creciendo en las Calles del Cristo y Fortaleza, lugar donde se ubica el Palacio de Gobierno.

Diferentes sectores sociales, como los obreros, convocados por sus sindicatos; los pequeños comerciantes, las amas de casa, los estudiantes, los artistas puertorriqueños de fama internacional, los locales, los miembros de la oposición política y una multitud de jóvenes, formaron una expresión pluriclasista que exigía la renuncia del gobernador.

Una marcha convocada por los artistas, unida a un paro nacional, alcanzó la participación de más de 1 millón de personas. Fue esta movilización la que puso a pensar a los miembros del partido político del gobernador. Sus principales asesores comenzaron a renunciar y este no conseguía a nadie que los quisiera reemplazar. La Comisionada Residente en Washington, Jennifer González, también se unió al coro que exigía su renuncia.

Puerto Rico se hizo ingobernable bajo la dirección de Ricardo Rosselló. Sus principales aliados le solicitaban dejar el cargo. La primera señal de su renuncia fue cuando tuvo que dejar la presidencia de su partido y renunciar a sus aspiraciones de reelección.

El presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, único cuerpo con capacidad para residenciarlo (Nota de Va Con Firma: alude a un proceso por “residencia”, similar a lo que en nuestro país se conoce como “juicio político”) por la autoridad que le confiere la Constitución, anunció que tenía los votos de la mayoría de los legisladores para aplicar ese procedimiento, pero para darle tiempo al gobernador, envió los documentos del chat en cuestión a una comisión de tres notables juristas. Esto enardeció más al pueblo, que exigía el residenciamiento inmediato, mientras las protestas pacíficas continuaban ahora a través de toda la isla.

 

Finalmente, el miércoles 24 de julio de 2019 el gobernador tuvo que renunciar a su cargo. Puerto Rico le ha dado así una lección al mundo. Los cambios políticos se pueden lograr pacíficamente. Hay muchos países que deben emularlo.

 

 

 

(*) Analista geopolítico

Va con firma
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente