23:04 hs. | Domingo 22 de Septiembre de 2019
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Politica . escribe MARIO DIEGUEZ
VIDAL Y GARRO COMBATEN LA POBREZA CON LA POLICIA
19.06.19. El grave deterioro de la economía provincial, derivó en que miles de platenses se instalen en la Plaza San Martín de la capital provincial, a vender ropa usada. Desde hace una semana, el lugar está rodeado por la policía.
 
 

Cuando los economistas se ponen serios mirando a cámara, para decir que “la política monetaria del gobierno de Macri se basa en secar la plaza de pesos, para que éste no haga presión sobre el dólar”, todos entendemos que “la plaza” (suelen decir también, “el mercado”) somos nosotros y que literalmente, nos “secan”, nos meten la mano en el bolsillo para llevarse los pocos pesos que tenemos. No hace falta que Bonelli o De Pablo nos expliquen nada. La inflación, los tarifazos salvajes, el ajuste permanente, los salarios a la baja, la fuga de capitales, el pago de intereses de la inusitada deuda contraída, nos hacen cada día más pobres. Lo notamos cuando devolvemos mercadería en la caja del chino porque no nos alcanza el dinero. Peor aún, lo vemos en la creciente cantidad de indigentes que subsisten revolviendo los contenedores de basura, en busca de algo, cualquier cosa, que permita comer, aunque sea, una vez al día.

De acuerdo a estimaciones del INDEC y de la UNLP, el 25% de los platenses comprendidos por la PEA (Población Económicamente Activa), tiene problemas laborales. Hay 9% de desocupados y un 16% que anda buscando (sin encontrar, por supuesto) trabajo, porque el salario percibido, por empleo formal o informal, no le permite satisfacer sus necesidades mínimas. Asimismo, en la capital de la provincia, el salario se derrumbó un 16,2% respecto de la inflación de los últimos 12 meses. Como lógica consecuencia, la actividad comercial sufrió en el primer trimestre de 2019, una caída del 15%, respecto del mismo período del año anterior. Ante este panorama desolador, donde la frialdad de los números contrasta con la tristísima realidad que viven miles y miles de vecinos de La Plata, algunos comenzaron a darse métodos elementales de supervivencia.

En ese contexto, hace ya varios meses, apareció la gran feria de ropa usada en la céntrica Plaza San Martín, donde cientos de ciudadanos ponen a la venta prendas y calzado en desuso y donde otros miles compran con su poco dinero, lo mínimo indispensable para vestirse. Y el humilde virtuosismo de este sistema de subsistencia, es muy sencillo de explicar: la mamá que antes dejaba de mandar a su hijo a la escuela por no tener calzado, sabe que en la feria de Plaza San Martín, por unos 20 o 30 pesos, consigue unas zapatillas en aceptable estado con las que ese chico va a volver a clase. La señora que vendió ese calzado que a su hijo ya no le entra, sabe que con esos pesos, durante el fin de semana, podrá preparar una salsa para enjaezar ese arroz o esos fideos  que de lunes a viernes, apenas puede matizar con unas gotas de aceite mezcla de sabor incierto. De queso rallado, ni hablar. Hasta puede ser que por dos o tres  días, sea posible cortar con leche el mate cocido que desayunan. Pero claro: los que gobiernan –Macri, Vidal y Garro, este último intendente de La Plata-, no saben, no entienden y ni siquiera imaginan –nunca lo sufrieron-, lo que es acostarse a dormir con hambre, padeciendo a diario eso que el Indio Solari definió como “la zozobra de la miseria”. Y esa plaza llena de gente vendiendo y comprando ropa usada, justo frente al palacio de la gobernación por calle 6 y frente a la legislatura por calle 7, se convirtió en un espectáculo inaceptable para los CEOs que están fundiendo (y hundiendo) el país. No es para menos: la multitudinaria feria de Plaza San Martín, es apenas, la punta de un iceberg enorme, compuesto por las penurias cotidianas de cientos de miles de compatriotas excluídos por un sistema económico perverso, a lo largo y ancho de la Argentina.

Como no podía ser de otra manera, los representantes del Estado represor de Macri, en este caso, la gobernadora Vidal y el intendente Garro, tuvieron una única respuesta: impedir el acceso a la Plaza San Martín, rodeándola con medio millar de policías armados. Desde hace una semana, los platenses asistimos al espectáculo dantesco y deprimente que ofrecen cientos de uniformados, vigilando el perímetro del espacio público que separa la gobernación, de la legislatura. Todo para evitar que los pobres se junten a realizar una actividad absolutamente lícita, como lo es vender ropa usada. No compiten con el comercio formal, no falsifican marcas, no evaden tributos (ya pagaron impuestos con la compra original de esas prendas que hoy ponen a la venta), en fin, en el marco de la más objetiva legalidad, se dieron una estrategia de supervivencia de la que hoy, se ven impedidos sólo por la insensibilidad de un puñado de funcionarios a las órdenes de Vidal y Garro.

A sólo semanas de las elecciones, se atreven a hacer esto. Imaginen lo que serían capaces de hacer si vuelven a ganar. Por nuestro bien, no lo permitamos.

 

 

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente