7:24 hs. | Miércoles 22 de Mayo de 2019
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
Solo, fané, descangallado…….
06.05.19. En la Argentina del 2019, a ocho meses de terminar su mandato, el gobierno argentino encabezado por Mauricio Macri muestra un deterioro en la situación general del país.
 
 

Todo es mucho peor,  comparado con el día de su asunción. Todos los números de la economía muestran el fracaso estrepitoso de un gobierno de Ceos, que se adjudicaba el mérito de ser el mejor de los últimos cincuenta. 

Las políticas neoliberales de Macri condujeron al país a una crisis en todos los terrenos, causaron un daño no solo económico, sino también social, político, y ético moral.  

Altas tasas de interés, endeudamiento externo, ajuste permanente, liberación de todos los mercados, desindustrialización acelerada, etc. De mas esta decir que generó más pobreza e indigencia, aumentó la desocupación, la subocupación y el trabajo precario, multiplicó el número de personas que viven en situación de calle, redujo el poder adquisitivo de salarios, jubilaciones y planes sociales, dolarizo los precios de los consumos  básicos (alimentos) y de los servicios públicos llevándolo a niveles imposibles para el consumo de los sectores con  ingresos bajos y medios.  

Algunos numeritos de la economía macrista muestran la vulnerabilidad de todo este esquema:

De 2015 a 2019 el PBI per cápita cayó de 16.727 a 15.981 dólares; el déficit fiscal pasó del 5,1 al  6,5%, el déficit de cuenta corriente se duplicó, el peso de la deuda externa saltó de un manejable 53,3% hasta  casi el 100 % del PBI.  La inflación, ya acumula el 180%, con el último año superando los peores récords gracias a su escalofriante 48% de enero a diciembre y a un primer cuatrimestre 2019 que impactó con un 15%, con una expectativa anual que, en el mejor de los casos rondara el 50%. El riesgo país, ese numerito mágico clave paso de 555 puntos con CFK y ahora, a pesar de las ortodoxas políticas macro económicas, llegó a pasar los 1000 puntos. El dólar en 9,80 pesos paso a 46/47 pesos en todos estos días, con tendencia rápida a seguir escalando hasta los 70 pesos. El desempleo salto del 6,5% a un 9,1% que, escalará en lo que resta del año hasta el 11 o el 13%. La pobreza, creció hasta diciembre de 2018 más de 11 puntos porcentuales, atrapando a 14,5 millones de personas, de las cuales 1.865.000 penan en la indigencia, y 5,5 millones son niños, niñas o adolescentes.

Para completar cuadro de fin de ciclo el fantasma del default y la falta de confianza de los mercados hacia las condiciones de Macri para conducir los próximos tiempos, más la corrupción generalizada que está destruyendo todos los estamentos de la república. No solo negocios, o apropiación de los recursos de la comunidad, fuga de capitales, en síntesis una política de saqueo generalizada, sino también la prevalencia  de una mafia política – judicial – mediática, con presos con causas inventadas y juicios amañados para silenciar a la oposición. Por primera vez desde 1983 hay presos políticos en Argentina,  

La hora de las urnas

En las últimas semanas llegaron a la Rosada varias encuestas y resultados de Focus Group que hicieron sonar todas las alarmas.

El gobierno construyó su hegemonía en este trienio, basada en la profundización de la grieta, una construcción del “otro” que cargara todo lo malo: una pesada herencia, o sea crear una crisis para justificar sus políticas de ajuste, la corrupción del gobierno anterior y el fantasma de CFK, todo esto contaba con la ayuda de los medios y de periodistas militantes rentados, enfrascados en un periodismo de guerra. También ahora ha saltado a la luz el contubernio mafioso entres fiscales, jueces federales, periodistas reconocidos, diputadas de la Coalición Cívica, y “servicios” de todo pelo y color encolumnados para blindar las políticas de Macri y Vidal pero sobre todo para atacar a CFK y muchos de sus ex colaboradores. 

Las encuestas que el propio gobierno pidió mostraron que la estrategia de la polarización con CFK, ya no era correcta, que Cristina ganaría en todos los escenarios una posible segunda vuelta contra Macri, en algunos casos por más de 9  puntos.  La imagen presidencial se desmorona al ritmo de la inflación, el riesgo país y las corridas cambiarias. 

Surgen así desde la misma alianza de gobierno cuestionamientos a la figura de Macri como un candidato que les permita la victoria en 2019. La UCR , que cuenta con desarrollo territorial en numerosos municipios y provincia y que podría perderlos en una próxima elección y el mismo círculo rojo empresario que llevó a Macri al gobierno ha visto caer el valor de sus activos en dólares  y aumentar su riego dado que tienen una parte de su cartera de deudas en dólares. La caídas de sus acciones en Walt Street marco un límite, complejo ya al valor depreciado podrían ser adquiridos por empresas yanquis a precios viles. Las idas y vueltas judiciales que han sufrido figuras importantes del empresariado concentrado, víctima de esta mafia judicial a la que hacemos referencia y que está siendo investigada en el Juzgado Federal  de Dolores, también ha hecho mella en la confianza del empresariado que ve detrás de todos esto el accionar de Mauricio Macri o por lo menos de sus colaboradores cercanos.

Abortada, por ahora, el plan V, o sea llevar a Vidal como candidata presidencial  o en su defecto a Horacio Rodríguez  Larreta, y en pausa la opción de salida, Roberto Lavagna, en un frente peronista – radical – pro, alentada por parte del círculo rojo, ya que no consigue tomar volumen la figura de Lavagna y la falta de una estrategia correcta de acumulación por parte del referente, el gobierno intentó retomar la iniciativa.

Por un lado un programa de precios “cuidados” para artículos de primera necesidad, para paliar el primer problema visualizado por la población, la inflación. Este programa fracasó antes de nacer  por la impericia de los funcionarios macristas y la angurria del sector empresario que solo puso segundas o terceras marcas, con un ajuste fuerte en los precios. 

La otra iniciativa fue la búsqueda de consensos y apoyos en grupo y figuras opositoras para la firma de una acuerdo de gobernabilidad que garantice la persistencia del modelo, el pago de la deuda y el compromiso de sacar reformas a la ley laboral y la previsional, ambos objetivos pedidos por el FMI. El rechazo de Lavagna y Massa por un lado, la no convocatoria a la principal fuerza opositora el PJ alineado con Unidad Ciudadana y si el acompañamiento de dos figuras menores sin votos como Urtubey y Pichetto muestran las debilidades de la idea. 

La pésima instrumentación de la misma, vía WhatsApp, la convocatoria hecha por un presidente que nunca creyó en el dialogo y el consenso muestra la debilidad interna y externa del gobierno.

En política una regla básica es que se puede  acordar y acompañar un gobierno, pero siempre, solo hasta la puerta del cementerio, Jamás nadie va a acordar con un cadáver político.

Y en eso todos coinciden,  el ciclo Macri está terminado. 

Mientras las especulaciones políticas continúan, las alquimias políticas siguen su curso, lo único real es que la crisis empeora día a día. La inflación no se detiene, temiéndose una espiralizacion de la misma, el riesgo país aumenta, la economía real está paralizada, la desocupación y el hambre crecen y la desconfianza de los mercados va en ascenso.

El destino de los argentinos parece marcado por una próxima corrida, devaluación, fuga de divisas y default.  Lamentablemente  mucho de los daños causados serán irreparables y pagaran sus consecuencias las futuras generaciones. 

 

 

Antonio Muñiz

Mayo 2019

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente