6:33 hs. | Miércoles 22 de Mayo de 2019
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
El PJ bonaerense se reúne en La Costa y busca anticipar algunos ejes de campaña
Opinión. Antonio Muñiz
El ajuste sin fin o el fracaso anunciado de las políticas neo liberales.
21.04.19. En los últimos meses se muestra el fracaso evidente de todas las política económicas del gobierno macrista, con el dólar en el centro de la escena, y detrás tierra arrasada en la economía real, destrucción de la industria y por ende del trabajo, altísimas tasas de interés, con su correlato, la bicicleta financiera, endeudamiento, deterioro del mercado interno, y sobre todo una brutal fuga de divisas. Esta fuga financiada por los prestamos externos muestra claramente que una vez más el neoliberalismo muestra su cara más siniestra en la Argentina, como en 1980, 89, 01son políticas de saqueo liso y llano de nuestras riquezas. Se fugan los dólares hacia paraísos fiscales y dejan al pueblo argentino la deuda.
 
 

Además de la crisis económica y financiera que vivimos comienza a aparecer el olor fétido de la corrupción que carcome como una gangrena todas las instituciones de la república.  El caso Stornelli – D”alessio es la punta de un iceberg de un sistema mafioso donde están involucrados políticos de cambiemos, periodistas, los servicios de informaciones, la justicia y algunas grandes empresas de medios, un aparato mafioso que copo diversas instituciones estatales en un juego perverso de dominación y control de la oposición, extorsiones, aprietes a empresarios, armado de causas, operaciones de prensa, etc, en un coctel delictivo de alcances todavía desconocidos.

La promiscuidad entre legisladores de Cambiemos y de la Coalición Cívica, con los medios concentrados, mas jueces, espías, servicios extranjeros, la embajada de EEUU y la CIA, más la impunidad con que se movían muestran el nivel de corrupción moral, que el gobierno pretende meter debajo de la alfombra

En un contexto de crisis económica explosiva más el deterioro del gobierno macrista, alerta sobre una crisis política antes de las elecciones.

Hoy está claro que el gobierno ha dejado de manejar las políticas públicas, cediendo todas las medidas a  los tecnócratas  del FMI, una coalición política gobernante en crisis, con una serie de derrotas electorales provinciales que hacen prever un fracaso en las elecciones de octubre. Cuando el barco se hunde las ratas lo abandonan dice el viejo refrán y así el gobierno ha ido perdiendo aliados en los sectores del poder y  en los medios de prensa, que hasta ayer lo blindaban hoy  buscan nuevos horizontes  políticos que les aseguren la continuidad del negocio.

Sin embargo todos los pronósticos auguran una crisis profunda y u estallido con default incluido en los próximos meses. La apuesta del gobierno y del FMI es que la bomba le estalle al próximo gobierno, hace todo lo posible por cubrir al gobierno macrista hasta octubre. Sin embargo la impericia del equipo gobernantes, las pujas por el poder dentro de la coalición gobernante, la puja distributiva entre los sectores empresarios más concentrados, la angurria y la fuga de divisas por parte de muchos amigos del gobierno pueden acelerar los tiempos.

Igualmente la crisis  que heredara el próximo gobierno será muy pesada. El daño causado por las políticas neo liberales ha dejado una secuela de destrucción de todo el aparato productivo, pero además ha ido destruyendo todo en andamiaje social y político. Los niveles de corrupción que se muestran en las altas esferas del gobierno y en las empresas de medios concentrados han puesto en jaque el sistema mismo de convivencia de todos los argentinos. Por primera vez desde 1983 hay presos políticos en Argentina,  dirigentes políticos opositores, dirigentes sociales, empresarios ligados al gobierno anterior, etc, son víctimas de un contubernio mafioso enquistado en el poder central y cuyo mayores responsable anidan en la Casa Rosada.

 

 

La luz al final del túnel.

 

 

 

 

El gobierno en un relato pueril de la realidad nos dice que el rumbo era el correcto, pero que pasaron cosas que agudizaron la crisis. Situaciones no previstas nos han llevado a esta situación, levanta el fantasma de un posible triunfo de CFK, algo cada vez más probable, como la causante de los vaivenes y el miedo de los mercados. Como siempre en su miopía teórica, ya que su liberalismo no pasa de  algunas ideas generales del siglo XIX y principios del XX, no entiende la crisis. Su diagnóstico nos habla de una situación generada por el déficit, la emisión y “setenta años de Populismo”. Por eso Macri nos dice que de ganar profundizara el modelo y acelerara los tiempos. La realidad les muestra lo frágil de este análisis, todas las políticas monetaristas y de ajuste para bajar la inflación no solo han fracasado, sino han acelerado el proceso inflacionario, yendo lenta pero inexorablemente hacia un hiperestanflacion como nunca se ha vivido en estas tierras.

En síntesis, según el relato del gobierno, se trata de una crisis estrictamente económica, más específicamente fiscal. Su resolución, por lo tanto, será de tipo ortodoxo,  más ajuste y más achique de los gastos, más recesión. Con este diagnóstico no hay salida, no hay ninguna luz al final, porque son precisamente esas políticas las que nos llevaron a esta situación.

Las últimas medidas “populistas”, como volver a precios cuidados, créditos para el consumo, etc. muestran un manotazo de ahogado por parte de los sectores más políticos del gobierno afín de llegar con un poco más de aire a octubre. Sin embargo el mismo gobierno no cree en las medidas que toma, no hay decisión política de aplicarlas y controlarlas, por lo tanto están condenadas la fracaso. Ya en estos días, ante solo el rumor, las grandes empresas quitaron del mercado muchas de sus productos, los reemplazaron por otras segundas y terceras marcas y aumentaron su precio.

Los economistas “amigos” del gobierno adscritos al pensamiento mágico neo liberal corren al gobierno por derecha, pidiendo más ajuste y recesión, Estos mismos economistas que pronostican desde hace meses “que todo se va a la mierda”, ahora ven una salida similar al plan Bonex, una nueva expropiación de los ahorros de todos los argentinos, cambiando pesos  por bonos a futuro.

En todos los casos, con la aplicación de las mismas medidas,  al final del túnel solo hay un paredón donde chocaremos inexorablemente.

Una vez más queda demostrado, ante este fracaso, que la ceguera ideológica de la derecha argentina la incapacita  para generar un proyecto de país que contenga a los cuarenta y cinco millones de argentinos en un proyecto de nación viable y sustentable.

 

Antonio Muñiz

Abril 2019

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente