19:02 hs. | Martes 26 de Marzo de 2019
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
Una tormenta perfecta
17.02.19. Ya entrado febrero el gobierno festeja un veranito financiero y cierta estabilidad cambiaria del dólar. Están tan faltos de buenas noticias en lo económico que se aferran a cualquier datito no negativo para proclamarlo como una victoria. Mientras la economía real se desmorona en pedazos, con una caída en todos los rubros que parece no tener piso. La timba financiera sigue en su apogeo, con una ayudita de la Reserva Federal y la bendición del FMI. La prima de riesgo de los bonos emitidos por el país por sobre lo que pagan los bonos del Tesoro de EE. UU. (es decir el llamado “riesgo país”), que en diciembre estaba en 840 puntos (una sobretasa de 8,4 % anual), cerró la última semana en 650 puntos. Esta baja de casi 25 % en un mes es la señal más patente de un cambio, por ahora, en la disposición de los operadores hacia los papeles de deuda argentina. También las acciones de empresas argentinas subieron en Wall Street después de la fuerte caída en 2018.
 
 

Ya entrado febrero el gobierno festeja un veranito financiero y cierta estabilidad cambiaria del dólar. Están tan faltos de buenas noticias en lo económico que se aferran a cualquier datito no negativo para proclamarlo como una victoria.

Mientras la economía real se desmorona en pedazos, con una caída en todos los rubros que parece no tener piso.

La timba financiera sigue en su apogeo, con una ayudita de la Reserva Federal y la bendición del FMI.

 La prima de riesgo de los bonos emitidos por el país por sobre lo que pagan los bonos del Tesoro de EE. UU. (es decir el llamado “riesgo país”), que en diciembre estaba en 840 puntos (una sobretasa de 8,4 % anual), cerró la última semana en 650 puntos.

Esta baja de casi 25 % en un mes es la señal más patente de un cambio, por ahora, en la disposición de los operadores hacia los papeles de deuda argentina.

También las acciones de empresas argentinas subieron en Wall Street después de la fuerte caída en 2018.

Las últimas colocaciones de deuda a menos de un año, Hacienda pudo renovar todos los vencimientos, afrontando tasas de interés sensiblemente menores que las de hace algunos meses (40 % anual en pesos y 4,5 % en dólares). Meses atrás llegó a pagar 60 % en pesos y 7 % en dólares.

El gobierno M ve estos índices y se aferra a la ilusión de que lo peor ya pasó, que se abre un camino más despejado, mostrando el éxito del programa económico del FMI.

En principio podemos decir que hay un exceso de optimismo en las filas del gobierno.  El dólar estabilizado en la banda es resultado de una férrea restricción monetaria, casi brutal, y una mega devaluación; pero también ha habido una salida de dólares desde los países centrales, en especial de EEUU,  hacia los periféricos buscando rendimientos altos y de corto plazo.

 

Esto está dado por la marcha atrás de la Reserva Federal en cuanto a aumentar la tasa de interés, luego de fuerte subas en 2018.

 

Estas políticas de la FED mejoraron las condiciones generales en los mercados de deuda soberana y en particular la Argentina que venía muy golpeada desde 2016 dada el shock de deuda externa y las políticas  financieras irresponsables por parte de Sturzeneger, Caputo y cia.

 

Sin embargo el riesgo país sigue siendo alto si se lo compara con las de países similares, o si se compara con la de hace un año, un aumento de más del 50%. El otro dato que puede mostrar es la compra de dólares por parte del Banco Central, esto fue posible porque la cotización del dólar perforó el piso de la denominada “zona de no intervención”.

 

Para llegar a esta situación fue necesaria la aplicación de una política monetaria salvaje: el congelamiento nominal de la base monetaria. O sea que para estabilizar el dólar fue necesario secar la economía de pesos y favorecer el ingreso de dólares  para hacer negocios de corto plazo en pesos, que pueden volver a dolarizarse rápidamente en los próximos meses. Es en menor escala, es lo que ocurrió durante los dos primeros años de gobierno de Macri y estalló en abril.

 

Mientras tanto el Banco Central viene alimentando esta política con tasas siderales que a su vez generan un déficit mayor, el déficit cuasi fiscal, ya que no lo genera el Tesoro sino el Banco Central.

 

Algunos analistas prevén este veranito cambiario hasta abril, donde podría ocurrir una dolarización de las carteras, donde el BC deberá convalidar un aumento aun mayor de las tasas o liberar pesos que a su vez retro alimentará la compra de dólares. Nada diferente a lo que ya sucedió, con el agravante que esta nueva crisis podría arrastrar al sistema bancario.

 

Quedo claro con este veranito, que la estabilidad financiera no derrama sobre la economía real. Por el contrario la especulación desenfrenada con altas tasas de interés deprime la actividad económica. La industria cayó un 14,5% interanual, la construcción un 20,5 % y se computan 172.234 trabajadores registrados menos como resultado de la recesión.

 

La mayoría de los analistas proyectan una continuidad en la caída  para todo 2019, salvo en los sectores como el agro, el turismo, sectores  de las finanzas y servicios, que podrían tener una mejora, el resto de la actividad económica seguirá en recesión durante el año.

 

De más esta decir que esto malos resultados sobre la economía real no son casuales, por el contrario son resultado de las políticas de ajuste recomendado por el  FMI e implementado por Macri.

 

El programa de estabilización se basa básicamente en una alta tasa de interés en pesos, secando la plaza de pesos. Se restablecido el Carry trade, (bicicleta financiera) la operación basada en la venta de dólares, los pesos resultante se invierten activos líquidos muy rentables durante un tiempo. Realizada la ganancia se vuelve a comprar dólares, dolarizando la utilidad.  Esta políticas frenan el crédito tanto para consumo o producción, y además hacen más rentables la colocación de dinero en la especulación, antes que en lo productivo, agravando el párate económico.

 

La caída del poder de compra de los salarios, que cayó un promedio del 12 % y que no se prevé una suba en este año 2019. La degradación del poder de compra de los salarios juega un rol de asegurar que el país cuente con los dólares para sus pagos de deuda, y al deprimir el consumo frene los aumentos de precios.

 

Las políticas energéticas que benefician a un conglomerado de empresas amigas del presidente buscan a través de la dolarización de sus tarifas y la quita de subsidios, transferir ingentes sumas de dinero de las clases populares hacia esas empresas monopólicas. Sin embargo la voracidad de sus ceos, la mega devaluación y la caída de los salarios hace casi inviable el pago, yendo lentamente a una cesación de pagos de hecho por parte de los consumidores.

 

Hay que sumar a estos tarifazos el aumento del transporte, combustibles, etc., que a su vez deprimen más la actividad económica, deprimen salarios pero a su vez retro alimentan la inflación. Un círculo vicioso que nos lleva un callejón sin salida.

 

Para agravar la situación los compromisos con el FMI de déficit  cero, hizo que se suspendieran casi toda la obra pública, hasta el Programa de Participación Privada (PPP) fue postergado.

 

En esa lógica entra la quita de subsidios  a la producción de Vaca Muerta,  generando un conflicto de intereses que puede escalar  con varias empresas del sector, entre ellas el Grupo Techint.

 

Los datos de la economía siguen siendo preocupantes para el próximo bienio. La deuda externa esta llegando al 100 % del PBI, la inflación para enero de 2019 fue del 2,9 % marcando una tendencia preocupante para tos este año.

 

Los inversores ya prevén, en el mejor de los casos, una renegociación de la deuda pública y privada, siempre y cuando no se produzca el default tan temido con antelación.

 

La única apuesta contra tendencia es el resultado de la próxima cosecha, a la que el gobierno pone fichas. Sin embargo habrá que ver el resultado final post inundaciones que asolaron medio país y hay que tener en cuenta que las empresas exportadoras tienen diez años de plazo para reingresar las divisas producto del comercio de granos. No hay aliciente por ahora para que lo hagan antes. Esta situación muestra el grado de dependencia de nuestra economía, pero también el nivel de saqueo de nuestra riqueza  por parte de las corporaciones.

Decíamos al comienzo que vivíamos un veranito, que el gobierno explota publicitariamente, que se debe a la situación de viento de cola de la economía mundial, y a las políticas el macrismo de patear los problemas para adelante.

La crisis externa, producto del vaciamiento generado por la fuga de capitales, la deuda externa galopante, los costos de la especulación y la bicicleta financiera, el ajuste perpetuo sobre las cuentas fiscales, la inflación que no para, la depresión del consumo y la caída del poder de compra de los salarios, etc.

Un dato preocupante aunque no nuevo, es la degradación de las instituciones republicanas. La corrupción, inherente al modelo, está pudriendo todo. Las denuncias sobre el accionar de la justicia federal, los presos políticos, el invento de causas, la extorsión por parte de jueces federales, la apropiación de los bienes públicos para que hagan negocios inmobiliarios los empresarios amigos o parientes, la complicidad y el silencio de los medios periodísticos, son solo parte de una entramado de corrupción  que jaquea  a esta sociedad.

Una tormenta perfecta que no solo está destruyendo la economía real, sino todo el entramado social  y político, y  nos lleva a una crisis permanente.

 
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente