23:11 hs. | Lunes 15 de Octubre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
Camino al colapso
19.09.18. Inmersos en la crisis del sistema mundo, post guerra fría y en el medio de una guerra comercial por la primacía mundial, Argentina enfrenta las tormentas desnuda y sin conducción. La desregulación de todo el sistema financiero local y la apertura comercial indiscriminada, más la mala praxis de muchos funcionarios han acelerado una crisis, que según todos los pronósticos será brutal.
 
 

La crisis económica, política y social vive la Argentina se agudiza día a día. Ya es evidente  la incapacidad del elenco gobernante para manejar la situación.

Un presidente autista, que cada día se parece más al último De la Rúa, que mientras el país se hunde juega al padle o va a ver a Boca. Un gabinete económico, que aunque achicado y supuestamente más ejecutivo navega entre aguas tumultuosas, pidiendo perdón al FMI o un adelanto para este año de lo comprometido para los próximos dos años. Una muestra de la inviabilidad del modelo neoliberal macrista vigente.

La falta de dólares en la economía, la fuga permanente de divisas, financiada por el endeudamiento y ahora por las reservas del BCRA, generara una tensión cambiaria permanente, pero a su vez alimentara inflación, recesión, desocupación, altas tasas de interés, una deuda externa creciente, una masa de Lebac, que es necesario desarmar, crisis en las cadenas productivas y de pago, que ponen en riesgo toda la economía real. Una bomba de tiempo que no se puede detener.

El colapso está a  la vuelta de la esquina. El gobierno solo atina a buscar tiempo, esperando un milagro o un salvavidas de Trump, dolarización o algo similar que sirva para “durar un tiempito más.”

La búsqueda desesperada de una foto con los gobernadores, la aprobación de un Presupuesto, que nace muerto, tienen el mismo objetivo: llegar al 2019.

Sin embargo la mayor contradicción del actual gobierno, que hace a su vez inviable su programa de gobierno es que termina atacando su base de sustentación electoral que lo llevo al triunfo en 2015 y 2019. Sus políticas de ajuste permanente atacan todos los gastos sociales, jubilaciones y pensiones, va por bajar salarios y gastos de la educación, van por la clase media, que ve reducida sus ingresos y una caída en sus niveles de vida, vía inflación y dolarización de los precios y no de los salarios, el campo que no quiere ceder ni un pedacito de los beneficios para el sector de un dólar a 40 pesos. En general los sectores medios y altos no quien pagar impuestos, y se resisten: estos sectores fuertemente anti peronistas, quieren el ajuste para los sectores populares, pero no para ellos. La gravedad de la crisis, va a hacer que esta vez muchos de esos sectores económicos van a tener que aportar y ajustarse. El Acuerdo con el FMI tan aplaudido por ciertos grupos empresarios y  mediáticos exige que la deuda externa sea pagada como sea, “aun con el hambre y la sed de los Argentinos”.

El tema de las fotocopias de Bonadio, y su pésimo manejo judicial  y político es una caja de pandora que puede abrir todos los males del mundo sobre la economía argentina. En su afán de buscar y dañar la figura de CFK o demonizar a sus 12 años de gobierno han producido una grieta en los sectores del poder empresario concentrado, factor de apoyos incondicional, hasta ahora, para Mauricio Macri. Un hombre de ellos, una familia que fue fundadora de lo que se conoce como “la Patria contratista”.

El embate de Bonadio, con el aval de Macri sobre las empresas de la patria contratista, pone en riesgo a las mayores empresas de capital nacional, ya que las pone a tiro para la compra por parte empresas yankys a precios viles, dado el valor del dólar actual y la caída del valor de sus acciones producto de la crisis pero también de las denuncia penales.

Estamos viendo el primer round de una pelea de fondo que puede terminar agudizando la ya precaria situación.

Las últimas apariciones de Macri y la del mismo Dujovne muestran a gobierno autista, sin salida, que solo atina a repartir culpas.

En este vacío de poder, en esa incapacidad para encaminar  la crisis que ellos mismo generaron, el gobierno busca tiempo desesperadamente, mediante un apoyo de Trump, un acuerdo pírrico con el FMI, un acuerdo con los gobernadores peronistas o cualquier  gesto que les permita disfrutar un poco más de tiempo y de poder prestado.

Les juega a favor una sociedad que no reacciona, que teme que la crisis se profundice y nos lleve a un 2001. También lo beneficia una dirigencia opositora que muestra una inercia y una falta de respuesta política alarmante,  en parte explicable por el síndrome 2001. Nadie quiere ser el responsable de lo que se viene.

El resultado de todo es un gobierno que ve como su tiempo y su poder se les escurre como arena entre sus dedos.  Ya su relato se agotó, solo les queda el sonsonete del ajuste permanente y repetir, sin fundamento histórico y económico, “la mala costumbre de los argentinos de vivir con déficit”.

Poco para tres años de un  gobierno que se jactaba de su carácter refundacional y el manejo del relato y el marketing político.

 

Antonio Muñiz

19/9/2018

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente