20:18 hs. | Domingo 23 de Septiembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Juan Jose Balatti Rozado
¿La democracia existe en Argentina?
29.06.18. ¿Dónde estamos realmente en términos de los famosos "valores occidentales" de los que siempre nos están hablando?
 
 

¿Hasta qué punto la Argentina se ha movido en las últimas décadas bajo el dominio de las políticas neoliberales? Ese es exactamente el problema.

Democracia NO es “el gobierno del Mercado, por el Mercado y para el Mercado”.

En cada elección libre y transparente el ciudadano cuando vota elige a quién lo va a representar, si el elegido no lo representa, comete el peor de los fraudes en democracia.

El Mercado no es un partido político, ni un frente electoral, no tiene listas ni candidatos, nadie lo elige para gobernar. Cuando se intenta gobernar en su nombre reemplazando la voluntad popular, el gobierno es constitucional y moralmente ilegítimo.

La Democracia de Mercado en Europa implementada por el Banco Central Europeo, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, gobierna con el EURO y el ajuste presupuestario. Hoy está en crisis toda Europa, no solamente en Grecia, Portugal e Italia: 

• El euro es una prisión alemana, dicen en Italia.

• Angela Merkel, la Canciller alemana, dijo: "Sí, tenemos una democracia, pero es una democracia en conformidad con los mercados".

• El comisario de la Unión Europea, Oettinger, dijo abiertamente: "Los mercados enseñarán a los italianos cómo votar". 

Eso no es exactamente en el espíritu de la democracia.

Si queremos tener una "comunidad para un futuro compartido para toda la humanidad", necesitamos un renacimiento cultural de las mejores tradiciones de todas las naciones y culturas que se exprese en una democracia respetuosa de pueblos y naciones.

La clave de una democracia NO de Mercado, es el respeto a la voluntad popular, estableciendo una reforma financiera que incluya la creación por el Congreso de la Nación de una moneda soberana, de un Sistema de Cambios Fijos que reemplace a la flotación del dólar, creando un Banco Nacional con capacidad de emitir crédito para crear empleo productivo y nueva infraestructura, sin restricciones de austeridad ni ajustes, reimpulsando el desarrollo científico-tecnológico como motor de la economía.

Debemos “movilizar las inmensas fuerzas productivas nacionales y concertar los términos de una verdadera política para que en el comercio internacional tengan base de discusión, negociación y comercialización los productos de trabajo argentino, y quede de tal modo garantizada para la República la suerte económica de su presente y su porvenir. Así lo entienden y así lo quieren, a fin de que el pueblo que los produce y elabora y los pueblos de la tierra que los consumen puedan encontrar un nivel de prosperidad y bienestar más alto que los alcanzados en ninguna época anterior y superiores a los que puedan anotarse en el presente. Por ello, reafirman la voluntad de ser económicamente libres políticamente independientes.

Las fuerzas de la producción e industrialización deben una amplitud y alcance no conocidos y puedan ser superadas por la acción y trabajo del pueblo de la República. El intercambio y la distribución suman cifras que demuestran que el comercio y la industria se expanden conjuntamente con aquellos. La cooperación, que contribuye a fijar de manera permanente las posibilidades humanas, será activada hasta alcanzar el completo desenvolvimiento que demandan las nuevas concepciones del comercio y empleo mundiales de las energías”.

Debemos volver a declarar “solemnemente a la faz de la tierra la justicia en que fundan su decisión los pueblos y gobiernos de las provincias y territorios argentinos de romper los vínculos dominadores del imperio monetario financiero foráneo enclavado en el país y recuperar los derechos y gobierno propio y las fuentes económicas nacionales. La Nación alcanza su libertad económica para quedar, en consecuencia, de hecho y de derecho, con el amplio y pleno poder de darse las formas que exijan la justicia y la economía universal en defensa de la solidaridad humana”.

Recuperemos nuestra democracia, nuestra libertad, dejando de estar dominados por el Mercado y los intereses del imperio financiero monetario, el IMF.

Llegar a un buen final es mantener las aspiraciones originales de los argentinos y su misión, consisten en perseguir la “felicidad del pueblo” y conseguir la “revitalización de la nación” Argentina.

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente