19:31 hs. | Sábado 22 de Septiembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
El malestar de los pueblos.
07.06.18. El mundo occidental está en crisis. Guerras, hambrunas, armamentismo, globalización financiera, guerras comerciales, fin del estado de bienestar, saqueo de los recursos naturales, migraciones masivas, países en crisis permanentes, etc.
 
 

Las últimas décadas nos han mostrado  expresiones populares  de un malestar general con el sistema político que trasciende fronteras y se expresa en casi todo occidente.

El triunfo de Donald Trump, el Brexit, la caída de Rajoy en España, la crisis del sistema italiano con la Alianza del Norte con el Movimiento 5 estrellas, dos partidos de derecha, anti europeos, xenófobos, etc; la resistencia popular a  las políticas ultra liberales, al servicio del sistema financiero de Macron en Francia; Grecia en crisis económica permanente producto de las políticas de ajuste que le ordena el FMI y la troika europea, las guerras en Medio Oriente, el fantasma del terrorismo,  etc. Son solo ejemplos de un mundo central en crisis.

Hay un resurgir de la extrema derecha en los países centrales de la Unión Europea, como  Italia, Austria y Bélgica. A ellos se suman Amanecer Dorado en Grecia, el Partido Popular Danés en Dinamarca, el Partido del Progreso en Noruega, por mencionar algunos. Los postulados de estos partidos son similares en muchos aspectos: terminar con la Unión Europea, oponerse al euro, luchar contra la inmigración y, en especial, expresar un discurso que es abiertamente xenófobo e islamofóbico.

¿Porque crecen las expresiones de derecha?, porque estamos en un contexto marcado por el agotamiento de los partidos tradicionales, reiteradas crisis económicas, final del estado de bienestar, desigualdad social creciente, falta de futuro para los jóvenes y pauperización de las condiciones de vida de los viejos. Gobiernos  que ya no dan respuesta y un sistema económico y social basado en la renta financiera que destruye el tejido social y productivo. Así el ciudadano medio  busca soluciones mágicas en partidos de derecha que cuestionan el sistema.

Este avance de la derecha y de los partidos anti globalización, es una cara de la moneda, la otra es la aparición de movimientos populares anti sistema, como Syriza en Grecia, Podemos en España, los ocupas o los indignados y más recientemente los movimientos feministas, ecologistas,  etc. movimientos más inorgánicos pero de peso en la política de los países.

Todas estas manifestaciones cuestionan por derecha y por izquierda al sistema y muestran un malestar profundo en los pueblos con las instituciones y con el propio sistema democrático.

Luego de la caída del muro de Berlín y el colapso del mundo soviético, comenzó una nueva etapa histórica con cambios profundos en la geopolítica mundial. Ya entrado el siglo XXI podemos enunciar un escenario estratégico complejo para las próximas décadas:

-Todo el periodo se vio marcado por un proceso de globalización financiera y productiva que cambio la faz del mundo. Esta globalización muestra signos de fracaso y de deterioro creciente.

- El triunfo de Trump acelero la crisis del modelo globalizador; con sus políticas proteccionista, desato una guerra comercial entre los grandes bloques mundiales. Fomenta la vuelta a EEUU de muchas empresas que llevaron al tercer mundo sus plantas, además está trayendo hacia su país grandes flujos de capital financiero al aumentar la tasa de interés. Ya no habrá flujos de dólares baratos para los países emergentes.

 - El surgimiento y consolidación de las economías del Sudeste Asiático, China, India, Corea, Viet Nam, etc.  A partir de este hecho el eje económico del sistema- mundo pasara al Pacifico- Índico, dejando de lado  el Atlántico, Escenario del comercio mundial hasta el siglo XX;

- Parece indudable el fracaso, más allá de Trump,  de EEUU de establecer un liderazgo único. La consolidación de China como potencia mundial, el resurgimiento de Rusia como líder político y militar, ponen en cuestión ese pretendido rol de gendarme del mundo de EEUU.

- La relación de cooperación o conflicto entre los Estados Unidos y China será  un elemento esencial del nuevo orden internacional. Lamentablemente la experiencia histórica muestra que estos conflictos por el liderazgo mundial, siempre terminan en guerras devastadoras.   

- El sistema capitalista – financiero global  presenta varias problemáticas simultáneas:  la crisis social, debido a la destrucción de puestos de trabajo y la baja de salarios y condiciones de trabajo creciente, la alimentaria, migraciones masivas  hacia los países desarrollados, la financiera,  energética, producto del uso abusivo de recursos no renovables y altamente contaminante,    el uso suicida de los recursos naturales, las guerras en localizadas, sobre todo en Medio Oriente orientadas a apropiarse del petróleo y otros recursos,  la destrucción del medio ambiente global, producto de un capitalismo de saqueo, etc.

- La crisis del capitalismo financiero mundial  es indicio de la necesidad reformular un  nuevo orden económico. El viejo orden nacido de la posguerra, tras los acuerdos de  Bretton Woods y agudizada a partir del aumento de los precios del petróleo en la década del 70 muestra su fracaso ante la imposibilidad de dar respuesta a los problemas que el mismo sistema genera.

- La caída de Lehman Brothers (2008) fue  puntapié inicial de la crisis financiera global cuyas secuelas persisten hasta hoy día. El auge de paraísos fiscales, grandes flujos de capital de oigen ilegal, la no regulación de los mercados, la especulación llevada al máximo como las burbujas inmobiliarias en EEUU y Europa, son muestras del gran fracaso del actual sistema

- la guerra de monedas y la aparente  inviabilidad actual del dólar como moneda de reserva mundial y su reemplazo por el yuan chino;

- América del Sur surge como una región con potencialidades energéticas, acuíferas, en recursos naturales, alimentarios, biodiversidad, etc.  Es un continente donde es sorprendente la desigualdad social,  la conflictividad social puede ir creciendo dado el avance de sectores conservadores y liberales.

El  fracaso de la globalización neo liberal

El papa Francisco ha llamado la atención al mundo sobre los riesgos del mundo modernos. Así en su  exhortación apostólica, titulada "Evangelii gaudium" (la alegría del Evangelio) nos dice:

"La humanidad vive un giro histórico (…) Son de alabar los avances que contribuyen al bienestar (…) Pero no podemos olvidar que la mayoría de los hombres y mujeres vive precariamente el día a día (…) El miedo y la desesperación se apoderan del corazón de numerosas personas, incluso en los llamados países ricos" (Pg.45).

"No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa" (Pg.45).

 "La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano" (Pg.47).

Queda claro después de lo expuesto que el mundo de la globalización  nos está llevando a un desastre de proporciones apocalípticas, pero por otro lado hay un espacio importante y una oportunidad de construir otro mundo.

Las crisis se suceden, unas tras otras, demostrando el agotamiento del cada vez más excluyente modelo neoliberal, que ha subordinado la política a los poderes económico y financiero.

También es necesario reconocer el fracaso del comunismo y  de la social democracia en esta etapa histórica. También la crisis de casi toda la izquierda está dada en su incapacidad de generar un modelo alternativo.

Es necesario pensar  un modelo superador.

Debemos romper con paradigmas que condicionaron el desarrollo de las sociedades capitalistas, romper con la lógica de la economía y la estructura financiera por sobre la política de los pueblos.

 

Es necesario comenzar a trabajar en la construcción de un nuevo escenario mundial, con una economía donde  “el hombre sea la medida de todas las cosas”, pero no el hombre individual sino el “hombre en comunidad”.

Perón  en “Comunidad Organizada” plantea la profundización de la democracia a través de las “organizaciones  libres del pueblo” y la democracia social.

El gran aporte del peronismo fue el planteo, como concepto superador, de la demo

Para Juan Perón  la democracia se consolida  solo en la comunidad organizada, teniendo como fin  la democracia social.

Esta lógica del hombre en comunidad que trabaja y construye política, es una instancia superadora, que no niega las instituciones de la democracia  liberal (el estado, los partidos políticos, el gobierno) sino que las potencia al otorgar una mayor representación a la comunidad en la toma de decisiones. La construcción de una democracia social es el desafío para esta época de crisis.

ronismo propone   una economía basada en el trabajo del hombre: “solo el trabajo genera riqueza”.  Esta organización productiva estará basada en el desarrollo de la industria, pleno empleo y de desarrollo del mercado interno. Pero este desarrollo buscado y planeado debe estar basado en la sustentabilidad, en una ecología basada en el desarrollo humano, por sobre el desarrollo económico material.

 

Por otro lado Perón planteaba siempre como eje la integración de la nación sudamericana. En un mundo que se cierra comercial y financieramente, es suicida aislarse pero lo es más abrirse ingenuamente al mundo, siendo presa fácil del saqueo imperialista. La construcción de un mercado común latinoamericano, y de una unidad política continental es la salida para la integración  al mundo. Los países latinoamericanos no tienen destino aislado, solo la integración en la Patria Grande permitirá la independencia económica y política.

 

En estos últimos 15 años se avanzó mucho en ese sentido, (Mercosur, UNasur, etc) aunque no lo necesario y lo que permitía la época.

 

Los proyectos neoliberales que gobiernan el continente están empeñados en su destrucción. Sin embargo, la memoria popular de las experiencias vividas en las últimas décadas, permitirá recuperar el camino perdido.

 

Seguramente la oleada neo conservadora que azota al mundo y en especial América Latina, pasara pronto. Su inviabilidad, su incapacidad en solucionar los problemas que ella misma crea, la lucha de los pueblos que se resisten a estas políticas de ajuste permanente, los condenan al  fracaso y al olvido.

 

América latina tiene historia y practica sobre la construcción  de un mundo distinto. Seguramente, basados en nuestros grandes líderes latinoamericanos, en su pensamiento y acción, en la lucha de nuestro pueblos por sobre su liberación, en las grandes victorias y los dolorosos fracasos, el pueblo latino americano construirá una sociedad distinta. Una sociedad  que será faro para la construcción de un mundo nuevo donde el hombre sea centro y sujeto constructor de su historia.

 

 Antonio Muñiz

Presidente del PJ Lujan.

Junio 6, 2018

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente