19:39 hs. | Lunes 12 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Municipales. Termoeléctrica en Luján:
Una patota lista para un quórum que no fue
10.05.18. Araucaria se había comprometido ante el oficialismo a garantizarle la cantidad suficiente de concejales para poder sesionar y rezonificar a favor de la termoeléctrica. Por decisión de Cambiemos, se movilizaron unas 200 personas, en su mayoría llegadas en colectivos de otros distritos y vinculados al sindicato UOCRA.
 
 

El lunes, Cambiemos recurrió a una estrategia inédita para las fuerzas políticas que lo integran, al menos en Luján. Históricamente vinculadas a supuestos buenos modales, esta vez el oficialismo se acopló perfectamente a una extraña movilización que hizo del Concejo Deliberante un territorio con minoría lujanense.

Esa presencia fue el resultado de charlas internas que se sucedieron en los días previos hacia el interior del bloque. Finalmente, los concejales decidieron que era necesario generar un clima a su favor para poder aprobar la rezonificación de la central termoeléctrica. Suponían que Araucaria Energy cumpliría su compromiso de “trabajar” para garantizar el quórum necesario mediante la presencia de al menos un edil de la oposición. Este último punto falló y la movilización de foráneos sólo sirvió para permitirles a los representantes de la empresa defender el proyecto y hablar sobre las supuestas bondades de la planta.

Todo pareció perfectamente sincronizado. Con una oposición ausente y sin el quórum reglamentario, los 10 concejales decidieron sesionar en minoría y -más allá de la banca abierta referida al tarifazo eléctrico-, generar las condiciones para que Araucaria pudiera expresarse sin interrupciones ni cuestionamientos. Pareció también un mensaje intimidatorio hacia los vecinos que se oponen a la termoeléctrica. Quedó claro que el oficialismo está decido a jugar fuerte en su camino por convalidar el cambio de zonificación. “No podíamos dejar que nos vengan a putear por aprobar esto”, se sinceró uno de los ediles.

En una movida que hizo coincidir los intereses de la empresa con los del gobierno de Oscar Luciani (ambos a la espera de la mentada rezonificación del predio) las más de 200 personas -en su mayoría vinculadas a la UOCRA- que llegaron a Luján por medio de diferentes transportes especialmente contratados (EL CIVISMO visualizó al menos tres colectivos escolares), desalentaron la presencia de vecinos que se oponen a la central, quienes prefirieron evitar provocaciones, especialmente por conocer que ante la falta de quórum el proyecto no iba a poder aprobarse de todas formas.

En tono con procederes que se repiten en casos similares, un núcleo duro pareció responder a lo que se conoce como la “patota” sindical, grupos de trabajadores con trayectoria gremial que no dudan en defender los intereses patronales cada vez que haga falta, a veces incluso contra compañeros díscolos. Fueron los primeros en llegar y permanecieron varios minutos en la zona de la plaza Colón, frente a la Municipalidad.

Allí se encontraban también varios representantes de Araucaria, entre ellos Geraldine Stornini, la misma que en noviembre pasado visitó bloques de concejales para intentar obtener una zonificación a medida de la termoeléctrica. Esta vez, se la vio conversar con dirigentes de la UOCRA en la puerta de la Casa Municipal.

Un segundo gran contingente llegó con la sesión ya iniciada. Bajó de un colectivo verde en plena San Martín y completó el escenario que implicaba un grueso de personas en el recinto, otro tanto en el hall del primer piso y varias más en las inmediaciones del edificio. Cuando EL CIVISMO se acercó a algunos de ellos para conocer el motivo de su presencia en Luján, dijeron desconocer por qué habían sido movilizadas y evitaron contar desde donde habían llegado.

Algunos mostraron remeras donde se leía “basta de cortes” al tiempo que llenaron de volantes las adyacencias de la Municipalidad con mensajes que planteaban: “Queremos más energía, más trabajo para Luján y menos tarifas eléctricas”, en un combo que se aleja de la realidad. Como se sabe, las centrales termoeléctricas generarán, una vez en funcionamiento, muy poca mano de obra. En el caso local se estima que serán 20 los trabajadores, y muchos de ellos especializados. Tampoco se puede prever un impacto positivo en el costo de las tarifas.

Como una especie de puesta en escena dirigida, algunos se encargaban de indicar cuándo aplaudir y la intensidad. La primera intervención fue luego de las palabras de la concejal Marcela Manno, quien leyó la postura de Cambiemos sobre la termoeléctrica. Luego llegó el turno de la empresa, a través de Álvaro Estivariz, quien en su defensa del proyecto terminó admitiendo que la termoeléctrica fue construida de manera irregular, detalle que no afectó el respaldo de los presentes, quienes volvieron a hacer sonar sus palmas.

 

(*) Fuente: elcivismo.com.ar 

(*) Fuente: elcivismo.com.ar
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente