20:34 hs. | Domingo 23 de Septiembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
¿Qué puede salir mal?
27.04.18. El gobierno esperaba un crecimiento del 3,5% para el año 2018, pero las señales no son buenas. La sequía, las guerras comerciales y la volatilidad del mundo financiero, el aumento de la tasa de interés en EEUU, etc, le juegan en contra. Y encima las políticas errantes del gobierno no ayudan, por el contrario insiste en pegarse tiros en los pies.
 
 

Con suerte llegaremos a un fin año con un crecimiento muy bajo y una inflación cercana al 25 %, muy lejana de aquel pronostico oficial de un 15 %.

Para agravar las cosas, el gobierno proyecto para todo 2018 un dólar planchado, en 19 pesos.  Hoy cerro a 20,84 y subiendo, a pesar de que Sturzenegger inyecta dólares para controlarlo. Hasta la fecha el central perdió 4000 millones de dólares en una política que hasta ahora mostró su fracaso. 

En síntesis  un mes negro para el gobierno, la fuga de capitales continúa, los exportadores amigos del gobierno no liquidan, se cierra la canilla del endeudamiento y  la inflación no baja a pesar del fuerte aumento en la tasa de interés. 

De más está decir que  en este escenario, no existen posibilidades de ningún despegue económico, no hay  brotes verdes en el horizonte.

Además de la incoherente política económica del macrismo, se le suma la voracidad de los grupos amigos del presidente, que amparados  por este,  están llevando las tarifas de servicios públicos a los niveles más altos de la historia. No existe posibilidad de crecimiento y desarrollo con tarifas tan elevadas que hacen inviable cualquier  proyecto productivo. Además de presionar sobre los costos de producción de las empresa con el consiguiente aumento inflacionario, sacan importante sumas de pesos de los sectores asalariados hacia las empresas concentradas, con lo cual disminuye el consumo interno y por ende entramos en un proceso de recesión cada día más notorio.

Condicionados por sus taras ideológicas, empujan el cierre paritario, y lo están logrando a un ajuste salarial de no más del 15% sin cláusula gatillo,  con lo cual al retrasar el nivel salarial deprimen más el mercado interno. 

Podríamos decir que estamos en un círculo vicioso donde no hay salida. No tienen plan B.

 Los amigos del gobierno, los economistas más liberales, pero que lo corren por derecha ya están planteando un ajuste mayor, más salvaje. 

Para los liberales siempre de una crisis se sale con ajustes, y como el ajuste lleva a otra crisis, vivimos de ajuste en ajuste, de crisis en crisis, Pero en el medio esta la gente, la gente que trabaja, que produce, que estudia, que vive de su jubilación. Esa gente es la victima del ajuste permanente, poco a poco pierden su trabajo, sus sueños, su vida, en un sociedad que todos los días es un poco  más pobre. 

La pregunta central  ¿es cuanto ajuste más resiste la sociedad argentina?

Con estos amigos…

Estamos viviendo una corrida cambiaria, casi sin precedentes en la historia económica argentina. El mercado “amigo” del gobierno está generando una absorción de dólares, compra todos los dólares que se le ofrecen y van por más. Muchos grupos, aunque el gobierno lo niegue, están dejando las lebac y se dolarizan y por supuesto fugan esos dólares hacia mundo central.

Además el complejo sojero exportador no está liquidando divisas esperando un dólar más alto.

Es indudable que el valor del dólar no era  competitivo para nuestras exportaciones. Los números son lapidarios: proyectan que la balanza comercial podría marcar un déficit de US$ 11.000 millones según un informe de Ecolatina. Con esos números alcanzaríamos un déficit del  1,7 % del PBI, la más alta en los últimos 20 años. 

Este escenario, lamentablemente, conocido por los argentinos, termina en una fuerte devaluación en el corto plazo. 

La pregunta es ¿cuál es el valor del dólar real? ¿Qué valor del dólar hace competitiva nuestra economía?,  pero la más trascendente, viendo los resultados de las ultimas devaluaciones en el país. 

¿Cuál es la tasa de devaluación que resiste esta sociedad? Cuando esa devaluación vaya directo a los precios finales y acelere la inflación. Y tengamos que vivir con precios internacionales en alimentos y servicios, pero salarios pauperizados en dólares.

Este esquema económico, monetario y cambiario, ha mostrado hasta ahora su fracaso, Todos los números de la economía están por debajo del bienio 2014/15. Que cabe aclarar no fueron los mejores del denostado modelo kirchnerista.

Hasta el momento los resultados económicos han sido magros, no hubo ni hay brotes verdes, ni  lluvia de inversiones extranjeras. Todo el andamiaje está supeditado  a un brutal endeudamiento para sostener el gasto  y la obra pública. 

Pero este endeudamiento  no era eterno, se sabía,

Por ello en el año 2018 el panorama es negro,  la sequía generara una fuerte caída de la actividad económica, el escenario internacional es altamente volátil, tenemos situaciones conflictiva en toda Latinoamérica, en especial  en México y Brasil, mercados  que se cierran y compiten en una guerra comercial abierta, violencia en todo medio Oriente, que puede escalar a un conflicto armado global,  China, Estados Unidos y Rusia pujan por el liderazgo mundial, etc,     

En síntesis un “sistema mundo” en crisis global y Argentina gobernada por ceos neoliberales que no ven más allá del Obelisco porteño. 

¿Qué puede salir mal?        

 

  Antonio Muñiz.  Abril 2018                                                             

 
 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente