19:33 hs. | Domingo 23 de Septiembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Opinión. Antonio Muñiz
Modelo Argentino: Un texto olvidado pero fundacional.
28.08.17. ElModelo argentino para el proyecto nacional es el testamento político de Juan Domingo Perón. En ese, su último escrito, Perón escribió liso y llanamente el camino que debíamos transitar como país. Planteó un proyecto de país, un modelo a construir, desde el año 74 hasta el año 2000.
 
 

La historia “oficial” que castiga al último Perón, tomándolo por un viejo gaga, decrépito, manejado por su entorno, que nada  aporto dejando trunco y acéfalo la conducción de su movimiento y del país. 

Sin embargo la realidad histórica muestra a un Perón, a pesar de su edad, lucido, claro en su pensamiento y sobre todo coherente con su línea histórica. 

Los escritos de Perón y las acciones de gobierno apuntaron siempre a una comunidad organizada, un rol trascendente del estado, como regulador de la vida de los argentinos, la planificación económica como motor del desarrollo industrial y económico, una democracia social y directa que superara las limitaciones de la democracia liberal burguesa. La constitución de 1949, de avanzada en su época, los planes quinquenales, y el Plan trienal de 1973, mas sus escritos  a lo largo de su vida muestran que estos objetivos eran claves en su pensamiento político.

 ¿Cómo se gesta el Modelo Argentino? 

El último gobierno de Juan Perón se puso como objetivo la pacificación de los argentinos, luego de 18 años de proscripción, dictaduras, lucha armada. Las herramientas fueron un pacto social que establecía un acuerdo entre Gobierno,  CGT y la burguesía nacional a través de la CGE, un plan trienal, mediante el cual se planifico la economía y el desarrollo, era la base para  reconstruir la Nación. Estaba planificado llevar adelante un proyecto de reforma constitucional para 1975 que por supuesto la muerte del Gral Perón, dejo trunco.

Perón asume en un momento histórico de retroceso de los movimientos populares revolucionarios en Latinoamérica. Salvador  Allende cae el 11 de septiembre de 1973, mediante un golpe militar, la caída del gobierno revolucionario de Juan José Torres en Bolivia en 1971 o la caída, también mediante un golpe interno, que hacer caer el gobierno popular de Velazco Alvarado en Perú en 1975. El autogolpe de Bordaberry en Uruguay en 1973, la dictadura militar en Brasil, etc, Esa nueva realidad latinoamericana mostraba el retroceso de todos los movimientos populares ante el avance de las oligarquías locales y el actor fundamental en la región, la Cia y el gobierno de EEUU, decidido a “poner orden en su patio trasero”. Perón como estadista ve este escenario y ve claro que el próximo objetivo era el proceso peronista en Argentina y la inviabilidad de cualquier gobierno popular solo focalizado en un país. Este escenario acelera algunas acciones destinadas a pacificar y unir a los argentinos. También seguramente la cercanía y conciencia de su muerte cercana haya generado la necesidad de dejar un testamento político para su único heredero, “el Pueblo”

En febrero del 74 crea  la Secretaría de Gobierno, a cargo del Coronel Vicente Damasco, militar nacionalista de mucha confianza de Perón.  A este hombre Perón le encomienda el desarrollo del documento inicial del MA. Perón presenta este primer documento ante la Asamblea Legislativa del 1 de mayo de 1974.  

Perón tenía claro  que necesitaba un  Modelo Argentino consensuado como eje para lograr a su alrededor la unidad  necesaria para encarar un proceso de reconstrucción nacional, por eso nuclea a las organizaciones libres del pueblo y a los intelectuales del campo nacional para que aportaran ideas para enriquecerlo pero además se lo apropiaran, lo sintieran propio y luego de esta consulta popular volviera al gobierno para su puesta en marcha.

El 12 de junio, da su último discurso ante la multitud reunida en la Plaza de Mayo y se despide del pueblo. El 1 de julio muere y allí quedará el Modelo Argentino, como una pieza olvidada.

Un modelo para armar:

El Modelo Argentino es un documento de una gran riqueza conceptual y abarcativa. En este breve articulo solo focalizaremos en algunos temas centrales del pensamiento peronista.  

En la introducción hace un diagnóstico sobre la situación histórica: venimos de veinte años de proscripción del movimiento político mayoritario y veinte años de saqueo de la patria. La Argentina, desde el 55, permanece en un estado profundo de semicolonialidad. Los países imperialistas crecieron a costa de los países del Tercer Mundo y sus trabajadores. “No  somos débiles sino debilitados por la injerencia extranjera”. Por lo tanto, el país, las organizaciones libres del pueblo debían retomar la construcción de su historia. Habían concluido los gobiernos de las oligarquías y de las burguesías y empezaba la hora de los pueblos. El dilema de la Argentina del año 74, como hoy es optar entre el neocolonialismo o la liberación; no había medias tintas: la liberación debía ser nacional, regional y continental.

Una de las ideas centrales es el de soberanía popular y comunidad organizada. 

Dice Perón, en ese documento,  que el país tiene que alcanzar mayores grados de decisión nacional. Para ello, el pueblo tiene que organizarse en una comunidad nacional donde los trabajadores y las organizaciones libres del pueblo sean la columna vertebral. Explica los proyectos que tienen su doctrina y vuelve  reforzar el concepto “Comunidad organizada en una democracia social”. 

Dentro del sistema liberal burgués  sólo los partidos políticos tienen entidad y median entre los individuos y el Estado. Sin embargo la vida política en una  comunidad organizada  se amplía a la participación activa del pueblo en  grupos sociales y las organizaciones intermedias o libres del pueblo. Perón dice que hay que darles poder a esas organizaciones.  La democracia social se asienta en la organización popular y en el poder popular. 

La tarea nuestra es la organización popular, seamos gobierno o estemos en el llano resistiendo políticas liberales.  

“La democracia liberal crea una sociedad competitiva y profundamente egoísta. La nueva sociedad   deberá crearse a partir de un cambio cultural profundo que pueda reconfigurar el tejido social dañado y volver a construir la sociedad solidaria donde el hombre sea el valor absoluto. El hombre difícilmente puede desarrollarse si su comunidad no se desarrolla.” 

Perón tenía claro que todo movimiento de liberación basado en un solo país estaba condenado al fracaso, por lo tanto la unidad latinoamericana era imprescindible. El proceso de liberación debería ser continental. 

Otro concepto fundamental es que “No hay soberanía popular sin alcanzar la industrialización”.  

Perón decía en 1974 “Si nuestra industria es ya fuerte, en el Modelo la deseamos aún mucho más importante. Necesita, entonces, una tecnología que cimente su desarrollo…”. La alternativa surge clara: tenemos que desarrollar en el país la tecnología que nutra permanentemente a nuestra industria.

“Deben aprenderse bien estos conceptos, pues son absolutamente esenciales: sin tecnología nacional no habrá una industria realmente argentina, y sin tal industria podrá existir crecimiento pero nunca desarrollo”.

Planificación y participación del Estado

Plantea además dos conceptos asociados, hoy olvidados y abominados por la lógica neo liberal imperante en los últimos 40 años: la planificación de la economía y del desarrollo industrial y el estado empresario.

“El mercado no constituirá la referencia fundamental en la determinación de las necesidades auténticas de la comunidad”. 

Al Estado le cabe la responsabilidad a través de  mecanismos de participación activa de los actores económicos,  cámaras empresarias, sindicatos, organizaciones sociales, etc, la formulación de un plan de desarrollo económico, productivo y social a ejecutarse en un periodo dado. Los planes quinquenales del primer periodo peronista y el plan Trienal son ejemplos de esto. 

 “El Estado debe orientar al sector privado en su acción, señalándole claramente cuál ha de ser el rol en los programas de desarrollo y haciéndolo participar activamente en la elaboración de la política económica”.

El Estado tendrá que cumplir también un rol de inversor y en ocasiones  de estado empresario  en aquellos sectores donde el sector privado no puede o no quiere participar o que por razones estratégicas sea imperioso que el estado tenga participación activa. Un área donde el estado debe tener un rol preponderante, tanto solo, o asociado al sector privado es en el desarrollo científico tecnológico. 

Durante los treinta años desde la muerte del General Perón,  se fue en  sentido contrario a lo escrito por él. El golpe cívico militar de 1976, instauro un modelo neoliberal , que con matices perduro hasta la gran crisis del 2001. 

Solo a partir de 2003 se recuperaron  políticas y lógicas ligados a un Proyecto nacional, sin embargo sigue faltando el modelo o un proyecto integral de desarrollo del país. Tal vez la falta de este modelo integral fue marcando los límites del proceso político 2003/15. Estas falencias tal vez permitieron  el triunfo y la restauración de las políticas liberales y conservadoras.  

http://www.bcnbib.gob.ar/uploads/Peron.-Modelo-argentino-para-el-proyecto-nacional.pdf

 

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente