10:18 hs. | Jueves 22 de Noviembre de 2018
info@politicahoy.com.ar  
   Inicio   
    Politica    
    Provinciales   
    Municipales   
    Internacionales   
    Opinión   
    Arte y Cultura   
    Economía    
Politica . Por Ladran Sancho -
El extraño olfato policial: dos militantes de la Juventud Peronista detenidos
23.11.16. Dos militantes de la Juventud Peronista fueron detenidos y golpeados por la Policía Bonaerense cuando aguardaban por sus familiares a la salida de la Escuela Normal. Los efectivos habrían recibido un llamado de la directora de la institución. Hasta el momento, la fiscal Cordiviola decidió que pasen la noche en la comisaría.
 
 

Dos militantes de la Juventud Peronista, de 18 y 35 años, que se encontraban en su vehículo aguardando por la salida de sus familiares de la escuela Florentino Ameghino, fueron abordados por personal policial y luego de algunas discusiones terminaron detenidos y trasladados a la comisaría Luján 1era. Uno de ellos fue duramente golpeado, a pesar de que se habían identificado con la documentación correspondiente.

Ambos jóvenes esperaban por la salida del resto de la familia que se encontraba dentro de la Escuela Normal para llevar adelante los trámites de inscripción para el ciclo lectivo 2017. Según las primeras versiones policiales, los efectivos recibieron el llamado de los directivos de la institución educativa al notar presencia sospechosa. “Es muy extraño que la Directora haya hecho eso ya que uno de los que estaba en el auto es padre de uno de los alumnos que va a esa escuela hace tres años, no es un desconocido”, declararon allegados a los militantes detenidos. Desde fuentes policiales y judiciales han mantenido un extremo hermetismo y no han dado explicación alguna de cómo seguirá la situación. La Fiscal interviniente es María Laura Cordiviola y la causa es por “resistencia a la autoridad”.

Desde la Juventud Peronista explicaron que sus militantes “conocen ciertos procedimientos de cómo tiene que proceder la policía y por eso exhibieron sus documentos, incluso cuando es muy fino el límite de cuándo sí le corresponde a la policía pedir identificación y cuándo no: así y todo dieron sus documentos pero hubo otros pedidos por parte de los efectivos que no tienen derecho a realizar, además de los pésimos tratos que tienen”.

Policías sin control: un panorama complicado

Desde inicio del corriente año las acciones llevadas adelante por las fuerzas policiales están más en la mira de los organismos de Derechos Humanos ya que se observa una creciente intervención policial pero sin el sustento legal para hacerlo y además con fallas graves en los procedimientos. Incluso el Juez Marcelo Giacoia (del Juzgado de Garantías del Joven de Mercedes) dictó meses atrás un fallo que hace lugar a los habeas corpus preventivos y colectivos, con lo cual impide a los efectivos policiales de Luján, Chivilcoy y Marcos Paz detener a jóvenes menores de edad sin conflicto con la ley penal. Asimismo en sus conferencias había cuestionado duramente el accionar policial en los municipios. Si bien no es el caso de los dos detenidos de la JP, da cuenta del contexto actual.

En una entrevista a El Civismo y en el marco de la presentación de su sentencia el magistrado expresaba: “En mi fallo cito a otro fallo, de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde plantea que cualquier interceptación de mi libertad ambulatoria tiene que ser hecha con los derechos y las garantías del debido proceso, no puede hacerse por nada. Una demora tiene que estar fundada en razones objetivas que lleven al personal policial a pensar que he cometido un delito o que estoy por cometerlo. Esta fórmula que se usa del ‘estado de nerviosismo’ por presencia del personal policial no corre. Ahora si el personal policial observa que se está forzando una puerta, entonces sí estamos ante acciones concretas.

En la misma entrevista, el Juez señalaba que “no hay ninguna norma vigente que obligue a las personas a transitar con documentos. A uno lo pueden interceptar e identificar en tanto y en cuanto haya hecho algo. No te pueden identificar por la pinta, por la cara. El famoso ‘olfato policial’ no corre, no debería suceder. Los supuestos de detención son mediante una orden librada por un juez o las situaciones que establecen las normas procesales. El Estado tiene límites en su pretensión punitiva. El Estado puede avanzar sobre nosotros para castigarnos pero respetando esos límites. Esa es mi función desde el rol de juez de Garantías”.

 

 

 
 
   ENVIAR COMENTARIO (El cual será evaluado)
 
Nick
 
E-mail
 
Comentario

 
     
Ingresar el número de la siguiente imagen para que el comentario se envíe correctamente